Los equipos ya están dando sus primeros pasos para esta nueva temporada NBA durante el training camp, y ya hemos conocido varias malas noticias que nos dejarán sin ver a verdaderas estrellas durante todo el año prácticamente. Existen más lesionados, pero que no provocan una baja tan a largo plazo. La lista completa la podéis ir siguiendo aquí. 


Comenzamos hablando de Ben Simmons. El número 1 del Draft se perderá su primer año en la élite de la NBA y no podrá debutar, pues su agente anunció que no va a arriesgar su carrera y tendrá toda esta temporada para recuperarse de una fractura en su pie derecho. El australiano se rompió el quinto metatarsiano  en el último partidillo de entrenamiento (scrimmage) en la Universidad de Stockton junto a su nuevo equipo, los maldecidos Philadelphia 76ers. En un principio se habló de tres meses de baja, pero lo cierto es que el entorno del jugador reconoce que no van arriesgar en absoluto, y se convierte en el tercer rookie de la franquicia de Pensilvania que no consigue disputar su primer año de novato: Nerlens Noel se perdió la liga 2013-2014 y Joel Embiid se estrenará este año tras ser elegido en el draft de 2014. De hecho anoche debutó en la NBA ante los Celtics en un partido de pretemporada, donde ganaron por 92-89 saliendo titular y disputando 12 minutos (6 puntos, 4 rebotes).
Quizás la otra baja más importante del año la protagonizará Chris Bosh. El ala-pívot no consiguió pasar el reconocimiento médico con su equipo al haber encontrado un nuevo coágulo de sangre que complica su continuidad en la élite de la NBA. 

De esta manera, esos malditos coágulos reaparecen en el jugador de 32 años, los que le impidieron completar las dos últimas temporadas en las que solo ha podido jugar 44 y 53 partidos antes de verse obligado a dejar las pistas por este grave problema que le deja apartado del baloncesto.
Pero lo más duro han sido sus últimas declaraciones donde ha dejado claro que si retorna a este deporte, ya no lo hará más con Miami Heat. El jugador declaró lo siguiente:

​“No veía mi carrera en Miami acabando de esta forma. No recibí ni un mensaje, una llamada, nada de eso. Es un negocio, entendemos eso, siempre lo hemos dicho. Pero si le dices determinadas cosas a la persona, ganas campeonatos y tienes esa clase de momentos, no quieres enterarte por la prensa este tipo de cosas.
Esto no significa que mi carrera en la NBA haya acabado, hay otros 29 equipos, una liga entera. Un equipo no tiene la última palabra. Quiero decirle a Miami, a todos allí, esta no es la manera que yo lo planeé. Ellos no quieren escuchar que Dwyane se fue, ni que Chris Bosh no jugará nunca más para ellos. Solamente lo siento por ellos, quería darles más. Quería darles algo mejor, porque merecen algo mejor de lo que están recibiendo en estos tiempos
.
Las cosas son diferentes ahora. Miami tiene un equipo joven con gran talento en sus jugadores, pero no solo son talentosos sino que son grandes personas. Disfruté poder jugar con ellos, ayudarlos como mentor. Es su momento de pasar por los altibajos en el juego en esta gran ciudad”.

Y no nos olvidemos del pívot Nikola Pekovic, recién anunciado por los Timberwolves que tampoco  se vestirá de corto durante la próxima temporada. El tobillo derecho está lastrando al montenegrino de 30 años que tan solo ha disputado 31 y 12 partidos respectivamente en las dos pasadas campañas. Este año ha decidido operarse definitivamente y volverá a ver a su equipo desde las gradas.
Concluimos este "martirio" de artículo recordando la lesión de Khris Middleton, uno de los pilares del joven equipo de Milwaukee Bucks, junto a Jabari Parker y Antetokounmpo. El alero de 25 años estará ausente durante 6 meses por sufrir un desgarro en los isquiotibiales de su pierna izquierda y tendrá que pasar por el quirófano esta semana.