La selección masculina de petanca disputó el Campeonato del Mundo de Tripletas en Madagascar hasta los dieciseisavos de final, donde cayó (13-1) con los anfitriones y a la postre nuevos campeones del Mundo.

España había firmado previamente una gran primera fase con tres victorias en cinco partidas. El combinado español se conformaba por Francisco J Flores, José Luis Guasch, Juan Marín y Sergi Rodríguez. El duelo ante Madagascar era a modo de repesca, pues antes España había caído ante Benin por un apretado 13-12. 

La final la disputaron ambos equipos africanos, donde Madagascar se llevó el gato al agua por 13-5 ante Benin. Francia tuvo que conformarse con la medalla de bronce.