Eslovenia se impuso en el duelo por el tercer puesto a Croacia por 31-30, lo que representa la primera medalla en un mundial para el conjunto esloveno que nunca antes había subido al podio en un Campeonato del Mundo.


En el choque entre balcánicos decidió el fondo físico. Croacia, que el viernes había perdido en la prórroga en la semifinal ante Noruega, mientras estuvo con fuerzas dominó el partido, y al descanso (13-18) parecía que sumaría su quinta medalla (1 oro y 3 platas).

Sin embargo, Croacia se fue encogiendo a medida que pasaban los minutos, no ampliaba la brecha y empezó la remontada eslovena, que en 10 minutos brillantes le daría la vuelta al marcador, cuando a Duvnjak y a Cindric se les acabó el aliento. Con todo, a dos minutos del límite aún dominaba Croacia (29-30), pero los dos últimos goles fueron eslovenos, de Janc y de Mackovsek.