Por sexta vez consecutiva tendremos a los New England Patriots en la final de la Conferencia Americana luchando por un puesto en la Super Bowl. Tras pasar un mal trago ante Houston Texans en la ronda Divisional, el equipo de Bill Belichick deberá mostrar una mejoría en todas las carencias que se vieron en el partido frente a los texanos, pues en esta ocasión tendrán a un rival mucho más duro, los Pittsburgh Steelers. Todo apunta a que el ganador de la AFC será el que menos errores cometa en el terreno de juego.
Empecemos por la línea ofensiva. Permitieron que Tom Brady fuese alcanzado en dos ocasiones y golpeado cuatro veces más frente a Houston, algo con lo que tendrá que lidiar principalmente Nate Solder y Thuney, pues los pass rushers de los Steelers también saben atacar muy bien por el interior (en sus últimos 9 partidos han realizado 9 capturas, y en los dos encuentros de playoffs han sumado 6 más). El Front Seven de los de Pittsburgh tienen las de ganar con hombres como Harrison, Tuitt, Timmons, Dupree o Shazier, y obligarán a que Brady se mueva como mejor sabe en el pocket, además que tendrá que centrar sus posibilidades con los pases cortos y de pantalla hacia la revelación del encuentro ante los Texans, Dion Lewis.
Si la línea defensiva de los Steelers es capaz de minar a Brady, harán el trabajo fácil a la secundaria de su equipo (los jóvenes Artie Burns y Sean Davis) que actualmente se encuentra como la sección más floja, y encima si contamos que el quarterback de los Patriots cuenta con garantías como Edelman, Chris Hogan, Amendola, Malcolm Mitchell (recuperado y podrá sentar a Floyd) o Martellus Bennett, aunque este no tuvo su mejor noche ante Houston por una lesión de rodilla que aún arrastraba. Pero como ya hemos dicho, en New England se pueden sacar otro as de la manga: Lewis puede correr, recibir y retornar, tal y como lo demostró en la ronda divisional, un muy peligroso aspecto más a tener en cuenta para la defensa de Pittsburgh. Incluso tendrán a LeGarrette Blount en sus mejores condiciones: tras estar desaparecido contra Houston, pues estuvo ausente en varios entrenamientos por enfermedad, pero parece ya estar recuperado. Recordemos que fue la estrella del duelo que enfrentó a ambos equipos en la Week 7 de la regular season con 127 yardas y 2 TDs.
Otro problema que esta vez tendrán que afrontar y que no tuvieron ante Houston es verse las caras con una ofensiva decente. Y es que los Steelers no solo son “decentes”, sino son uno de los ataques más fuertes y explosivos de la liga. Tendrán que defender la conexión RoethlisbergerAntonio Brown, de las más letales de la NFL, y para ello los Patriots tendrán a Malcolm Butler ayudado de McCourty. Si realizan buena cobertura, “Big Ben” deberá buscar a Jesse James o Eli Rogers, hombres importantes para el ataque aéreo y los que tendrán al otro lado del campo a buenos jugadores y fiables de la secundaria de New England, como lo son Logan Ryan y Patrick Chung. Además, últimamente los de Pittsburgh tienen serios problemas para anotar cuando se encuentran en la redzone, como mostraron ante Kansas City a los que vencieron gracias a los 6 tiros de campo que sumó su kicker Boswell.
Sin embargo, la principal arma ofensiva con la que los de Pensilvania podrán de verdad consumir y marcar las pautas del encuentro será el ataque terrestre por medio de LeVeon Bell. Aunque los Patriots no han permitido en ningún partido que un running back supere las 90 yardas, los tackles Alan Branch, Malcolm Brown, Trey Flowers, Jabaal Sheard  y Chris Long deberán hacer un esfuerzo más para parar los pies a Bell que últimamente promedia 146 yardas y ha sumado 8 touchdowns desde la semana 11.
En conclusión, si ya hemos dicho que la secundaria de los Steelers es la unidad que más cojea en el equipo de Pittsburgh, Brady podrá explotar a sus receptores con pases profundos y ahogar la defensa rival, algo que sin duda podría definir el partido si la línea ofensiva mantiene a raya el pass rush enemigo. Como contrapartida, la defensiva junto a los consistentes linebackers de New England (Hightower, Elando Roberts o Shea McClellin) esta vez sí tendrán mucho trabajo al contrario que en la ronda divisional, pero si logran mantener a Bell por debajo de las 100 yardas, el partido estaría muy de cara para la franquicia de Boston, y volverían a la Super Bowl dos años después.
(Imagen destacada: SBNation.com)
Víctor Calle
Sígueme en
@VCalle4 (Twitter) o @H_Deportiva (www.historiadeportiva.com) y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.