El alemán Sebastian Vettel (Ferrari) venció en el Gran Premio de Australia de Fórmula 1, superando a Mercedes, gran favorita al triunfo. El cuádruple campeón del mundo se impuso por delante de los dos pilotos del constructor alemán, el británico Lewis Hamilton, que partió desde la pole position, y el finlandés Valtteri Bottas, que acompañaron al germano en el podio.

Es el primer podio del piloto finlandés en su primera carrera con Mercedes, escudería a la que ha llegado este año para suplir al alemán Nico Rosberg. Por su parte, Vettel no ganaba una carrera de Fórmula 1 desde el Gran Premio de Singapur de 2015 y pone fin así a su periodo más largo sin triunfos desde su primera victoria en 2008.

Ferrari deberá confirmar en las próximas carreras que puede ser una gran opción para luchar contra Mercedes por el Mundial.

Hamilton partió desde la primera posición de la parrilla de salida y mantuvo esa privilegiada posición, seguido por Vettel, con el que se intercambiaban vueltas rápidas al inicio de la carrera, cuando ya se vio que la victoria se decidiría en este duelo. El triunfo acabaría decidiéndose en la vuelta 18, cuando Hamilton entró en boxes para cambiar de neumáticos, y al regresar a la pista se encontró por detrás del holandés Max Verstappen.

Pese a ir más rápido que el holandés, Hamilton no fue capaz de adelantarle y Vettel aguantó hasta la vuelta 24 sin entrar a cambiar neumáticos, unas vueltas de más que le permitieron ganar 6 segundos sobre Hamilton.

Cuando Vettel regresó a la pista, lo hizo por delante de Hamilton y ya solo tuvo que mantener la primera posición para cruzar primero la meta para dar la primera victoria de la temporada a Ferrari, la primera en Melbourne desde que Kimi Raikkonen lo lograse en 2007. El finlandés llegó 4º por delante de Verstappen, Massa, Sergio Pérez y Carlos Sainz Jr. Fernando Alonso no pudo acabar la carrera a falta de 3 vueltas por problemas mecánicos. Fuente