Triplete español en el GP República Checa, la mejor manera de homenajear a Ángel Nieto. Encima, Marc Márquez triunfó gracias a la estrategia, como le gustaba hacer al 12+1. Valentino Rossi finalizó cuarto pero más lejos del líder: Márquez abre hueco y se pone con 14 puntos de ventaja con Viñales; 21 con Dovizioso; 22 con el italiano y 31 con Pedrosa.

Se declaró prueba en mojado, pero sólo chispeaba. Todos los favoritos optaron por salir con goma media delante y detrás de agua, menos Marc, que lo hizo con una blanda atrás. Y se puso primero, pero Lorenzo sorprendió con una arrancada bestial. Le pasó y concluyó el giro con siete décimas de renta, mientras que Pedrosa se iba para atrás y Rossi era tercero.

El segundo giro trajo el derrumbe de Márquez, pues le pasaron todos y, gracias a eso, no le vieron como se metía a boxes a cambiar de moto. La pista estaba seca, era 10º y puso gomas lisas (media y media). Rossi se puso primero y Pedrosa, Lorenzo y Viñales entraron una vuelta después que el leridano. 

Marc ya los metía entre 9 y 12 segundos por vuelta. Pasó al galo como un cohete y su renta sobre el siguiente que había cambiado, Aleix Espargaró, ya era de 17 segundos. Le valió con conservar y Pedrosa espabiló al coger ritmo para acabar segundo por delante de Viñales, que reaccionó más tarde y adelantó a Petrucci y Crutchlow.

Ha sido un Gran Premio para homenajear la muerte de Ángel Nieto, 13 veces campeón del mundo (7 veces en 125 c.c. y 6 en 50 c.c.). El 26 de julio de 2017 sufrió un grave accidente en Ibiza mientras conducía un quad, siendo trasladado a la Policlínica Nuestra Señora del Rosario. Fue intervenido durante más de dos horas, permaneciendo en "estado grave, pero no crítico".​ Sin embargo, el 3 de agosto, la misma policlínica informó de que su estado había empeorado gravemente a causa de un edema cerebral masivo, y falleció a los 70 años.