La WWE ha realizado durante todo el verano un torneo femenino, algo que no había hecho en la historia y, en Las Vegas, la japonesa Kairi Sane se coronó como la primera campeona del Mae Young Classic.

Con 32 luchadoras en liza provenientes de NXT y del circuito independiente, Sane tuvo que ir superando duras pruebas hasta que en la final se vio con una de las luchadoras más contundentes del torneo, Shayne Baszler. La estadounidense, ex de la UFC, no pudo con la rapidez de la wrestler japonesa, quien se llevó la victoria pasados los 15 minutos de combate gracias a su pericia.