Dos remontadas hemos vivido en los partidos relacionados con la división AFC Este de la NFL en su semana 6, donde los Buffalo Bills (3-2) han disfrutado de su Bye Week. New England Patriots (4-2) y New York Jets (3-3) disputaron un derbi divisional sorprendentemente igualado que finalmente se adjudicó el equipo de Bill Belichik y asumen el liderato de la división, mientras que los Miami Dolphins han conseguido ponerse con balance positivo (3-2) venciendo a contra pronóstico a los actuales campeones de la NFC, los Atlanta Falcons, a los que remontaron un desfavorable 17-0.
En la próxima jornada se intercambiarán los rivales, Patriots recibirá a los Falcons y los Jets viajarán a Miami, mientras que Buffalo vuelve al trabajo recibiendo a los Buccaneers.

NEW ENGLAND PATRIOTS 24-17 NEW YORK JETS (0-7, 14-7, 7-0, 3-3)

Los Patriots remontaron antes de llegar al descanso y dieron la vuelta al marcador aguantando en la segunda parte las embestidas de unos Jets muy competitivos. En este partido Tom Brady cosechó un récord más, se convierte en el quarterback con más victorias en temporada regular de la historia de la NFL, 187, desempatando con Peyton Manning y Brett Favre (186).
El MetLife Stadium estuvo feliz y entusiasmado con su equipo que estuvo enganchado al partido en todo momento. Aprovechando los agujeros de la defensa de New England, y presionando al ataque rival desde un front-seven impecable, los de Nueva York se pusieron por delante con dos anotaciones: Josh McCown realizó un magnífico papel repartiendo 354 yardas en 31/47, con pases de TD hacia Seferian-Jenkins y después a Jeremy Kerley, con una espectacular recepción de 31 yardas en la endzone.
El quarterback veterano tuvo que lucirse con esos dos receptores y especialmente con Kearse (79 yardas recorridas) y Robby Anderson (76), ya que el juego terrestre de los Jets sigue ausente esta temporada (Matt Forte y el novato Elijah McGuire se quedaron en 22 yardas cada uno).
Pero los Patriots nos tienen acostumbrados a salvarse en esta temporada y un partido más lo lograron. Antes de irse a vestuarios, Brady comenzó a silenciar al público (acabó con 254 yardas en 20/38 y 1 INT en el primer cuarto), recorriendo en un drive 93 yardas que terminó con carrera para touchdown de uno de los hombres claves del partido, Dion Lewis (52 yardas de carrera, supliendo la baja de Burkhead y coexionando junto a Gillislee y James White para combinarse los tres hasta 119 yardas terrestres).
Acto seguido, Brady fue interceptado por Skrine, pero la defensa de Patricia aguantó con un sack de Van Noy y les tocó despejar. Balón para los Patriots, Gostkowski falló un tiro de campo desde la yarda 47, y Malcolm Butler interceptó en el siguiente ataque de los Jets. Así, recuperaron la posesión y, antes de ir al descanso, Rob Gronkowski iba a ser protagonista del empate después de recibir un pass interference y anotar con un pase de dos yardas.
Llegó el tercer cuarto con las tablas en el marcador y se notó a una defensa de los Jets mucho más agotada tras una primera parte muy destacada e intensa. Esto se tradujo en golpes y faltas que a posteriori pagaron caro. Aprovechando esta fatiga, Brady daría su segundo pase de TD al mismo hombre, a Gronkowski, quien atrapó el balón para correr 33 yardas hasta la endzone. El tight end estrella acabó el partido con 83 yardas, solo superado por Brandin Cooks que recorrió 93.

Tras esta acción, no ocurrió nada más en el tercer cuarto, salvo la segunda intercepción a McCown por Devin McCourty, y se llegó a los últimos quince minutos que se abrieron con un tiro de campo de Gostkowski de 28 yardas. Era turno de la jugada polémica del partido. Los Jets movieron cadenas muy bien desde su 25 hasta la cuarta de los Patriots, y en situación de 2&4, McCown lanzó a Sefarian-Jenkins quien llegó a la línea de gol donde justamente fue placado por la defensa con el balón en las manos, pero este se movió entre sus brazos y al caer al suelo, en la replay los árbitros decidieron considerarlo como fumble y touchback al caer el balón sobre la endzone, por lo que posesión para New England anulando la anotación.
Esta jugada definió el partido ya que los Jets no olieron la endzone en los 8 minutos restantes. Tan solo pudieron meter emoción en la recta final gracias a un tiro de campo de Catanzaro de 28 yardas, y el front-seven de los Patriots se portó en el último drive efectuando su segundo sack Van Noy y cubriendo la secundaria como buenamente pudieron los lanzamientos de McCown.

MIAMI DOLPHINS 20-17 ATLANTA FALCONS (0-10, 0-7, 14-0, 6-0)

Los Dolphins dieron la gran sorpresa en la jornada 6 derrotando con una apoteósica remontada a los Falcons.
El equipo de Atlanta se paseó por el campo en la primera parte marchándose al descanso por delante 17-0. Matt Ryan encaró a la defensa de Miami (terminó con 248 yardas en 24/35 pases) y la superó con creces en los dos primeros cuartos. Primero fue a la secundaria a la que endosó un pase de TD de 40 yardas para Marvin Hall que puso el 10-0 en el primer cuarto tras un tiro de campo de 50 yardas de Matt Bryant. Y después amplió la ventaja con un drive compuesto por simplemente cinco jugadas que recorrieron 61 yardas, culminando con una carrera de Tevin Coleman que amplió al 17-0 el marcador. Además, Deion Jones interceptó en una ocasión al QB rival.
Y tras este párrafo dejamos de hablar de los Falcons, pues no pudieron alargar sus ataques ante la defensiva de los Dolphins que tras el paso por vestuarios tomó aire fresco para afrontar los treinta minutos restantes. Además, esta vez no se vieron solos y el equipo ofensivo también respondió con nivel, realizando un drive en la reanudación de 75 yardas en 15 jugadas dirigidas por Jay Cutler (151 yardas en 19/33) que conectó con Kenny Stills 11 yardas hasta la zona de anotación.
Posteriormente de que la defensa hiciera lo suyo, Cutler realizó su segundo pase de TD, este para Jarvis Landry, de 7 yardas, y el cual apretó las cosas trayendo esperanzas a la franquicia de Florida. Así, el front-seven volvió a responder y esta vez con un sack de Cameron Wake que obligó salir de nuevo al ataque, pero antes iban a derribar al punter Bosher gracias a Michael Thomas para dejar el balón en la yarda 48 estando ya en el último período.
De esta manera, Miami no pudo irrumpir en la endzone pero Cody Parkey empató el partido con un field goal de 49 yardas. Y de nuevo la defensa paró a los Falcons a 7 minutos del final. Jay Ajayi iba a poner la perla a su brillante actuación (130 yardas en 26 intentos) con dos carreras seguidas de 18 yardas cada una, lo que permitió llegar a una buena posición de campo para que Parkey acertara un tiro de 38 yardas y confirmase la remontada a 2:30 minutos por jugar.
Sin embargo, Atlanta podía quedarse con la victoria con su explosivo ataque si conseguía superar a la defensa, algo que no lograron en toda la segunda mitad. Alcanzaron la yarda 40 con recepciones de Taylor Gabriel y Julio Jones (acabó en 72 yardas), y Justin Hardy y Austin Hooper permitieron entrar en el campo de los Dolphins hasta su yarda 26. Pero todo se echó a perder cuando el safety Reshad Jones a 39 segundos de finalizar el encuentro dio la victoria a los Dolphins, pues interceptó a Ryan en la yarda 6 al impedir el rookie Tankersley que Hooper cogiera el balón, y este cayó en manos de Jones.

(Foto destacada: AP Photo)

Víctor Calle
Sígueme en @VCalle4 (Twitter) o @H_Deportiva (www.historiadeportiva.com) y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.