Franco Morbidelli se ha proclamado campeón del mundo de Moto2 2017 en el Gran Premio de Malasia. El italo-brasileño de 22 años ha sido el mejor durante toda la temporada y así lo ha certificado de forma matemática, logrando su primer título mundial y el segundo gran título de su vida tras el Europeo de Superstock 600 en 2013.


Con el salto a MotoGP de algunos de los pilotos más fuertes de la categoría (Johann Zarco, Álex Rins, Sam Lowes y Jonas Folger), el joven piloto italiano ya se postulaba como uno de los candidatos a llenar el vacío de poder, colgándose el cartel de favorito con sus tiempos de pretemporada y reiterando esa sensación con un inicio de campaña totalmente intachable.

Su octavo triunfo llegó en Aragón, donde venció una bonita lucha ante Pasini que le permitía coger aire de cara a la gira asiática; que comenzó con un pobre octavo puesto en Japón, pero tres puestos por delante de Luthi. La emoción llegaba intacta a Australia, donde Luthi falló. Lastrado por una caída en entrenos sólo pudo ser décimo, mientras que Morbidelli acababa tercero por detrás de las KTM de Miguel Oliveira y Brad Binder, elevando su ventaja a 29 puntos. Es decir, dependiendo de sí mismo para ser campeón en Malasia.

Y así ha sido… Se hizo con la pole, lo que unido a la caída y lesión de Thomas Luthi en los entrenamientos cronometradas (el suizo se fracturó el astrágalo de su tobillo izquierdo), ha convertido a Franco Morbidelli en campeón del mundo de Moto2 antes incluso de correr el GP de Malasia. En Sepang venció el portugués Oliveira con Binder completando el doblete de las KTM por delante del italiano que fue tercero. A falta de una carrera, Morbidelli suma 288 puntos por delante de Thomas Luthi (243) y de Oliveira (216), quedando en cuarto lugar de la clasificación del mundial Álex Márquez (190). MÁS INFORMACIÓN