El VRAC ha sumado su séptimo título de la Supercopa de España, el sexto consecutivo, tras imponerse con solvencia (46-23) a la U.E Santboiana que, aunque tomó la iniciativa en el marcador, no pudo ante el mayor potencial del conjunto vallisoletano.

Los primeros minutos sirvieron para que ambos equipos tomaran posiciones en el campo, con las dos defensas muy concentradas y asumiendo el peso del juego, lo que se tradujo en tres golpes de castigo, dos favorables a la Santboiana y otro para el VRAC, que dejó el marcador en un 3-6 en el minuto 11. De forma paulatina los dos finalistas se fueron envalentonando para empezar a desplegar el juego a la mano, y los primeros en atreverse fueron los vallisoletanos, que lograron un ensayo tras una 'touch', con Mateu como protagonista, para pasar a controlar el marcador (10-6).

No duró demasiado la celebración, ya que Ragazzi supo posar el oval bajo palos y devolver la ventaja a su equipo (10-13), aunque el VRAC no dio tregua y, tres minutos después, empataba el encuentro tras un golpe transformado por Ferrández ante la ausencia de Griffiths, que tuvo que retirarse. Aunque la Santboiana planteó un serio partido y trató de hacer valer sus puntos fuertes, el VRAC echó mano de experiencia en la competición y de su capacidad en el juego rápido, para anotar un nuevo ensayo de manos de Wesell-Bell que, con la transformación de Ferrández, dejó el resultado en un 20-13 al descanso.

Tras la reanudación, el Quesos trató de romper el partido y sorprendieron a la defensa visitante con un nuevo ensayo de Paila que pasó Carrió y, aunque Millán recortó distancias con un golpe, la Santboiana ya nada pudo hacer ante el poderío local. Así, la renta se incrementó con un nuevo ensayo, de Pedro de la Lastra y la posterior transformación de Carrió que, a falta de 20 minutos, ya establecía un 34-16. Se añadieron otros dos ensayos más para los locales, de Gavidi y de De la Lastra y un último, a falta de 30 segundos, para la Santboiana, que estableció el definitivo 46-23.