La delegación española presente en Londres regresa a casa con tres medallas en su haber. Por un lado, dos bronces, en el Grand Prix de la capital británica, y por otro, Álex Vidal se proclamó campeón del mundo de parataekwondo en la categoría k43, menos de 61 Kg. 

El primero en subirse al podio fue Joel González, en su regreso a la competición tras una lesión. En la categoría de -68kg, Joel cayó en semifinales ante el local Bradley Sinden, quien se impuso por 16-9, en un combate en el que el español fue por detrás desde los últimos segundos del primer asalto.

Previamente, había derrotado al mexicano Saúl Gutiérrez (4º en el ránking mundial) en cuartos de final por 8-6. En su primer combate, se impuso al búlgaro Vladimir Dalakliev, por 4-1. La medalla de oro fue para el jordano Ahmad Abughaush, tras derrotar a Sinden por 5-7.

Por su parte, Jesús Tortosa, en -58kg, cayó en semifinales ante el ruso Mikhail Artamonov, por 1-0, en el punto de oro. Precisamente el ruso se llevó la medalla de oro al ganar en la final al iraní Armin Hadipour Seighalani.

El madrileño comenzó la jornada con una clara victoria ante el griego Eleftherios Fakinos, por 23-0. Ya en cuartos de final, el adversario fue el tailandés Ramnarong Sawekwiharee. Este sí fue un combate complicado, donde arriesgó para dar la vuelta al resultado, pasando de un 9-13 a un 20-14 en los últimos 30 segundos.