El Comité Olímpico Internacional confirmó en conferencia de prensa que el Comité Olímpico Ruso fue suspendido por "programa sistemático en colaboración con el Estado" que existió durante los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 para permitir a sus atletas doparse.

"Se ha decidido suspender al Comité Olímpico Ruso con efectos inmediatos", anunció Samuel Schmid jefe de la comisión disciplinaria del COI, quien denunció que "esto surgió del sistema de deportes de Rusia y el ministro de deportes ruso (Vitali Mutkó) es responsable".

Esta sanción, sin embargo contempla a los deportistas que no hayan estado involucrados con el escándalo, quienes sí podrán participar de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018 bajo la bandera del movimiento olímpico internacional.