Kamil Stoch se convirtió en el segundo saltador de la historia que conquista los Cuatro Trampolines ganando las cuatro pruebas, al imponerse también en Bischofshofen con 275,6 puntos. El polaco redondeó su actuación en la estación austriaca, habitual cierre del torneo, que cumplía su 66ª edición. La gesta de Stoch iguala la conseguida por el alemán Sven Hannawald en la temporada 2001-2002.

El periplo triunfal de Stoch arrancó el 30 de diciembre en Oberstdorf (Alemania), un éxito prolongado el día de Año Nuevo en Garmisch-Partenkirchen. Luego volvió a imponerse el 4 de enero en Innsbruck (Austria) y completó el pleno en Bischofshofen.

En el trampolín Paul-Ausserleitner-Schanze HS140 austríaco, donde se presentaba con 65 puntos de ventaja en la general sobre el alemán Andreas Wellinger, Stoch volvió a exhibir una gran superioridad desde la primera manga, que dominó con un salto de 132,5 metros y 133,8 puntos. Un segundo salto de 137 metros le bastó para asegurarse el triunfo en el último trampolín, pese a que Anders Fannemel le había presionado con un segundo vuelo dos metros más largo. El noruego hubo de conformarse con el segundo puesto, con 272,4, seguido de Wellinger con 270,5.

El saltador se alzó, además con la victoria final en la Copa del Mundo de saltos con 723 puntos, arrebatando, por 12, el liderato al alemán Richard Freitag, mientras que Wellinger fue tercero con 569.

Stoch, de 30 años, es vigente doble campeón olímpico (Sochi 2014) y fue campeón mundial de trampolín largo en Val di Fiemme 2013 y de la general de la Copa del Mundo en la campaña 2013-2014.