El Oporto gana su liga número 28, una liga que luchó frente a su máximo rival, el Benfica, y consiguió salir victorioso levantando el título. Iker Casillas vuelve a ganar una liga nacional, algo que no lograba desde su etapa en el Real Madrid.