China lleva cuatro Mundiales consecutivos demostrando su dominio en el tenis de mesa por equipos. Desde 2012 tanto los equipos chinos masculino como femenino se han llevado el oro, en caso de la categoría de chicos, estos no pierden dicho metal desde 2001, nueve seguidos.


Fan Zhendong, Lin Gaoyuan, Ma Long, Wang Chuqin y Xu Xin consiguieron la gloria un año más tras derrotar por 3-0 en la final a Alemania (Timo Boll, Ruwen Filus, Patrick Franziska, Dimitrij Ovtcharov y Bastian Steger). Previamente los germanos se deshicieron de Corea del Sur (Jang Woo-jin, Jung Young-sik, Kim Dong-hyun, Lee Sang-su y Lim Jong-hoon) por un ajustado 3-2, mientras que los campeones hicieron lo propio ante los anfitriones suecos con un rápido 3-0 (Anton Källberg, Kristian Karlsson, Mattias Karlsson, Truls Moregårdh y Jon Persson).

En la categoría femenina, las nuevas campeonas son Chen Meng, Ding Ning, Liu Shiwen, Wang Manyu y Zhu Yuling. Por 3-1 se llevaron la final ante Japón quien repite medalla de plata (Hina Hayata, Miu Hirano, Kasumi Ishikawa, Mima Ito y Miyu Nagasaki). Las selecciones que perdieron en semifinales y por tanto son medallistas de bronce fueron Hong Kong (Doo Hoi Kem, Lee Ho Ching, Mak Tze Wing, Ng Wing Nam y Soo Wai Yam Minnie) quienes cedieron por 1-3 ante China; y una ilusionante selección de Corea Unificada (Cha Hyo-simChoe Hyon-hwa, Jeon Ji-hee, Kim Ji-ho, Kim Nam-hae, Kim Song-i, Seo Hyo-won, Yang Ha-eun y Yoo Eun-chong), quienes sucumbieron ante las niponas por un fácil 3-0 en las semifinales.