El estadounidense Brooks Koepka se convirtió en el primer jugador en tres décadas (Curtis Strange en 1988 y 1989) que defiende el título del Abierto de los Estados Unidos con éxito, gracias a un marcador total de 281 golpes (+1). El margen de su victoria fue apenas por un golpe sobre el inglés Tommy Fleetwood, quien tuvo una ronda final espectacular igualando el récord histórico del torneo con 63 golpes (-7).

Koepka, de 28 años, demostró un nivel superlativo. Su juego parece no tener puntos flojos, y su estado físico y confianza lo ponen a otro nivel: es uno de los principales exponentes del golf mundial con un futuro muy prometedor.