La selección francesa se proclamó campeona del mundo en Rusia tras vencer a la selección de Croacia por 4-2.

Un marcador que quizás no demuestra lo visto en el campo. En la primera parte el conjunto croata tuvo más el balón y más llegadas que el equipo galo, pero dos jugadas aisladas dio la ventaja a los franceses. El primer gol de ellos llegó tras una falta que cabeceó Mario Mandzukic, quién introdujo el esférico en su propia portería para alegría de toda Francia. El segundo tanto de Francia lo transformó Antoine Griezmann desde los 11 metros, penalti señalado gracias al VAR tras una mano de Perisic. Pero antes de cometer el penalti que acabaría con el segundo gol para Francia, el mismo Perisic fue el autor de un golazo en el minuto 27 que empató el encuentro. El tanto llegó a raíz de una falta sacada por el madridista Luka Modric, cabeceada por el lateral colchonero Vrsaljko, y culminada por el ya mencionado Perisic tran un chut imparable para el arquero Lloris.

Francia se marchaba al descanso venciendo por la mínima (2-1) y Croacia con un sabor amargo tras ver que su juego superior al de los franceses no valió para irse  los vestuarios por delante en el electrónico.

La segunda mitad comenzó con un nuevo dominio de Croacia, pero esta vez le duro poco la superioridad. Francia quiso dejar claro las ganas que tenía de conseguir su segunda estrella, y en 6 minutos (del minuto 58 al 64) consiguió dos goles por parte de Pogba y el joven Mbappé. Dos golazos que dejaba practicamente sentenciado el encuentro, consiguiendo 3 goles de diferencia ante su rival y poniendo el 4-1 en el marcador. Pero Croacia no iba a darse por vencido. No lo hizo en las tres eliminatorias anteriores, (donde en octavos y en cuartos se clasificó por penaltis, y en las semifinales en los 30 minutos de la prórroga, venciendo por la mínima) tampoco lo iba hacer ahora. Y así lo demostró, recortando distancias en el minuto 68 para poner algo de emoción en los últimos 20 minutos de partido. El gol fue del delantero de la Juventus Mario Mandzukic, quien aprovechó un clamoroso error del portero Lloris para poner el 4-2.  Croacia se creció para intentar como mínimo poner las tablas en el encuentro y forzar la prórroga, pero no fue capaz de convertir ningún gol más.

Terminado el partido, Francia ya podía presumir de tener un nuevo mundial. Para llegar a alzar el trofeo, Francia había vencido a Argentina en octavos (4-3), a Uruguay en cuartos (0-2) a bélgica en semifinales (1-0), y lo que ocurrió en la final ya todos lo sabemos. Francia había conseguido ganar el campeonato del mundo quizás no con un buen juego, pero si siendo el equipo más solido y con más físico de todo el mundial.

Por parte de Croacia destacar a Luka Modric, sin duda el mejor jugador de su selección en el mundial, y no solo eso, si no que consiguió el balón de oro del campeonato del mundo que se otorga al mejor jugador de todo el torneo.

 Otros premios destacados fueron el del mejor jugador joven, ganado por el francés Mbappé, quien con tan solo 19 años ya es campeón del mundo y una gran figura mundial, y el del mejor portero, ganado por el belga Courtois, quien volvió a demostrar durante todo el campeonato que es uno de los mejores portero de Europa a día de hoy.

El mundial se despide hasta dentro de 4 años. Qatar será el país donde veremos a las mejores selecciones del mundo pelearse de nuevo para ganar el trofeo que todo futbolista de élite sueña con lograr en su carrera