Se puso punto y final a las pruebas de circuito del Campeonato del Mundo de patinaje de velocidad con dos medallas para el combinado español. Tras las pruebas de 100m sprint, Ioseba Fernández se proclamó campeón del mundo, en una de sus pruebas favoritas.


El velocista navarro, que rompió el récord del mundo en las eliminatorias previas a la final, volvió a ser el deportista más rápido en esta prueba. Por su parte, Iván Galar, en categoría junior, sumó la medalla de bronce en la misma prueba que Fernández.

A pesar de no tener una buena salida, Ioseba paró el crono en 9.851, superando en una ajustada final al colombiano Edwin Estrada 9.866, que se colgó la plata, al estirar la pierna derecha y cruzar la línea de meta antes que su rival, mientras la medalla de bronce fue para el coreano Jingyoung Kim, quien corrió solo porque su rival, el alemán Simon Albrecht, se lesionó en las semifinales que disputó contra Ioseba Fernández y no pudo competir.

Precisamente en las semifinales Ioseba, que defendía el título logrado en Nanjing, rompió el récord del mundo que había batido el pasado mes de septiembre 9.960 al parar el crono en 9.684.