Con remontada incluida, Los Ángeles Chargers (2-2) se hicieron con su duelo de la semana 4 frente a los San Francisco 49ers (1-3), por un ajustado 29-27. Los angelinos no supieron aprovechar la baja de Jimmy Garoppolo (lesión de rodilla para el resto de temporada) y lo pasaron realmente mal para ganar a los 49ers, especialmente por culpa de los fallos de su kicker Caleb Sturgis.

San Francisco barre en el primer cuarto

Aún así, los de Kyle Shanahan no pudieron arrancar mejor, con un pick six de Antone Exum en el tercer lanzamiento de Philip Rivers en el partido (acabó con 25/39 en pases para 250 yardas y 3 pases de touchdown). Un par de drives después, Rivers comandó a su equipo hasta la yarda 36 del otro lado del campo, con Melvin Gordon y Keenan Allen (63 yardas en 7 recepciones) empezando a destacar en la noche, pero Sturgis no atinó el tiro de campo de 56 yardas.
Como respuesta, C.J. Beathard (acertó 23 de 37 lanzamientos para 298 yardas, aunque tuvo dos intercepciones) conectó con Kendrick Bourne su primer pase de anotación, de 2 yardas, para poner un rápido 14-0. El joven RB Matt Breida sobresalió con 39 yardas de carrera y 32 aéreas.
Pero los Chargers reaccionaron y Rivers, tras un drive que avanzó 75 yardas en poco más de tres minutos, encontró al veterano TE Antonio Gates en la endzone para sumar seis puntos, pues el punto extra también lo falló Sturgis.
Philip Rivers dio tres pases de touchdown | Foto: Chargers.com
Philip Rivers dio tres pases de touchdown | Foto: Chargers.com

El kicker Sturgis se recupera y empata antes del descanso

En el segundo cuarto, después de que San Francisco se consumiera la mitad del tiempo en un ataque que acabó sumando tres puntos con un field goal de 21 yardas de Robbie Gould, al no conseguir irrumpir en la zona de anotación tras cuatro intentos a menos de 10 yardas, los Chargers se reengancharon al partido.
Los running backs del equipo local fueron los máximos referentes en este encuentro. Gordon iba a superar las 100 yardas por tierra (104), algo que no conseguía desde el pasado 29 de octubre, más 55 yardas aéreas; mientras que Austin Ekeler corrió por 25 yardas y recibió 31, anotando en el segundo cuarto con un pase de 22 yardas que establecía el 17-12. Gordon se encargó de convertir los dos puntos para hacer olvidar el primer extra point.
La defensa pudo contener a los 49ers a 30 segundos de ir a vestuarios, la primera vez que mandaban un tres y fuera a los visitantes desde su primer ataque disputado y, tras un tremendo retorno de 56 yardas de K. Nelson, Sturgis desde la yarda 48 se reivindicó para empatar el partido.
Austin Ekeler brilló como segundo RB | Foto: Chargers.com
Austin Ekeler brilló como segundo RB | Foto: Chargers.com

La defensa de Chargers intercepta dos veces a Beathard en la 2ª mitad

San Francisco no inició bien la segunda parte. Con un sack del rookie Dervin James de 10 yardas retrocedidas, se vieron obligados a patear, y los Chargers no perdonarían, con el segundo pase de touchdown de Rivers, este para Melvin Gordon. El kicker volvió a ser protagonista, errando en la conversión.
Fue entonces cuando el grupo defensivo de los Chargers apareció para ir definiendo el color del partido a favor suya, aunque con algún atragantón. Trevor Williams interceptó un balón peligroso que se encontraba en la yarda 8 de Chargers y lo devolvió por 86 yardas, para que, después de cuatro intentos desde la redzone, Sturgis sumara tres puntos.
Sin embargo, después de dos drives sin producir nada, la secundaria angelina se tragó una recepción de 82 yardas del TE de segundo año George Kittle, quien se recorrió casi todo el campo solo y vislumbró en el partido con un total de 125 yardas en seis capturas.
Trevor Williams interceptó un balón cuando San Francisco estaba muy cerca de anotar | Foto: Chargers.com
Trevor Williams interceptó un balón cuando San Francisco estaba muy cerca de anotar | Foto: Chargers.com

Intercambio de field goals en el último cuarto

El encuentro marchó al último cuarto con 24-26 para Chargers, marcador que fue dado la vuelta de inmediato cuando Gould sumó tres puntos desde la yarda 33.
Como contrapartida, Rivers y su ataque progresaron hasta la yarda 4 de San Francisco gracias a una big-play de Gordon corriendo hasta 34 yardas. No lograron touchdown y Sturgis puso el definitivo 27-29, aunque aún restaban 7:41 minutos de juego.
Llegados a este punto, el partido se convirtió en un intercambio defensivo, resuelto por una intercepción del DE Isaac Rochell en la yarda 31 de San Francisco, gracias a la presión ejercida por la línea defensiva y permitiendo que los de Anthony Lynn posteriormente hincaran rodilla para consumir el poco que reloj que faltaba.