La jamaicana Alia Atkinson batió el récord del mundo de los 50 metros braza en piscina corta al ganar en 28.56 segundos la final de la prueba de la Copa del Mundo de natación que se disputó en Budapest.

Mejoró la plusmarca mundial que ella misma poseía, con 28.64 desde el 26 de octubre de 2016, en Tokio. Ganó la final por delante de la rusa Yuliya Efimova (29.22) y la estadounidense Molly Hannis (29.51), y con la española Jessica Vall octava en 30.75.

Por otro lado, El brasileño Nicholas Santos batió el récord del mundo de los 50 metros mariposa en piscina corta al ganar con una marca de 21.75 segundos la final de la prueba de Budapest.

Santos mejoró la anterior plusmarca, que era de 21.80 y estaba en posesión del alemán Steffen Debiler desde el 14 de noviembre de 2009 en Berlín. En la final quedó por delante del sudafricano Chad le Clos (22.11) y el japonés Kosuke Matsui (22.62).