La nadadora Erika Villaécija anunció en el Museo Colet de Barcelona que pone fin a su carrera como deportista de élite. Su última competición serán los campeonatos de España de piscina corta que se van a celebrar en el CN Barcelona, del 15 al 18 de noviembre, y después en la Copa de Clubes, a mediados de diciembre, defendiendo los colores del CN Sabadell.

Villaécija pone fin así a 16 años en lo más alto. De una generación que abrió las puertas a Mireia Belmonte o Jessica Vall, ha participado en cuatro Juegos Olímpicos (Atenas, Pekín, Londres y Río) y ha conquistado 18 medallas internacionales. En la cita de 2012, además, se convirtió en la primera nadadora en hacer doblete en piscina y aguas abiertas.

De su carrera deportiva, además de esos cuatro Juegos Olímpicos, quedan seis participaciones en Mundiales de piscina larga, cuatro de piscina corta o el oro logrado en Dubai 2010. Con esta medalla en la mano, se despidió, consciente de que podía haber llegado a más si le hubiera acompañado la suerte.

Ahora cambiará de trabajo, pues será entrenadora de los más pequeños del CN Sabadell, los benjamines, algo que ya hacía ahora por las tardes mientras por la mañana ejercía de psicóloga deportiva.