La NHL ha anunciado y otorgado un nuevo premio anual, el "Unmasked Goalie of The Year", algo así como el portero desenmascarado del año. Es decir, el nombramiento reconoce a algún portero o algo que da de qué hablar durante los doce meses, pudiendo ser un guardameta por sus desvelaciones técnicas, o una estadística revolucionaria relacionada con la posición, una mejora en sus equipamientos, un entrenador que reaviva sus carreras deportivas salvando pucks o una nueva técnica para salvar goles.


Y el primer ganador de este premio ha sido Pekka Rinne, el guardameta de los Nashville Predators. Ganó su primer Vezina Trophy en la temporada 2017/2018, y este año mantiene su enorme nivel jugando por Tennessee. Para ser el mejor portero del pasado curso, Rinne acabó con un récord de 42-14-4, con un promedio de 2'31 goles en contra y porcentaje de paradas del .927.

El portero finlandés de 36 años ha tenido una marca de 37-14-2 hasta las fechas navideñas, con 7 partidos con cero goles y salvando el .928 de tiros y media de 2'16 tantos en contra por noche. Es el mejor goalie con al menos 40 encuentros como titular desde el 1 de enero en GAA o porcentaje de paradas.
Pekka Rinne | Foto: USA Today Sports

La técnica y estilo de juego de Pekka Rinne

Una de las claves de su éxito es haber introducido un nuevo producto CCM llamado Speed Skin, siendo de los primeros porteros de la NHL que lo hace. Dicho producto lo ha agregado al borde interno de las "leg pads" o protectores de piernas que contactan con el hielo. El material Speed Skin crea menos fricción que sus predecesores y facilita a los porteros un deslizamiento por el hielo más rápido y con menos esfuerzo.

El portero de 1'96 metros de estatura destaca por sus reacciones explosivas que lo diferencian del resto y ha evolucionado técnicamente año tras año para seguir mejorando. Un ejemplo fue cuando los Predators llegaron a la Stanley Cup del 2017, pues Rinne redujo su postura cuando la jugada se acercaba a los círculos de face-off, y mantiene su pecho más erguido evitando que se precipitara en obtener la postura más baja y amplia habitual cuando el puck se acerca a su portería.

La razón por la que Rinne afirma que su nuevo estilo es más eficiente es porque asegura que moverse en posición vertical es más fácil que cuando lo hacía encorvado. De esta manera, la nueva posición ayuda a ralentizar el juego que cada vez gana más velocidad. En la actual temporada, el portero de los Predators ostenta récord de 14-8-1 con promedio de 2'15 goles permitidos y porcentaje de paradas del .925.