El japonés Ryoyu Kobayashi se coronó en la primera prueba del prestigioso Cuatro Trampolines, que se disputó en las rampas Oberstdorf (Alemania), y volvió a ganar el certamen para su país 21 años después de que lo lograra su compatriota Kazuyoshi Funaki.

Kobayashi está firmando una temporada excepcional. A sus 22 años, ha explotado definitivamente y cerró el año 2018 con su quinto triunfo en la Copa del Mundo después de los dos que consiguió en Ruka (Finlandia), el de Nizhny Tagil (Rusia) y el de Engelberg (Suiza).

En Oberstdorf tuvo que esperar al último salto para conocer su destino en el Cuatro Trampolines. Después de que el austríaco Stefan Kraft dominara la calificación con un impulso de 138 metros y medio para sumar un total de 153'1 puntos, Kobayashi, en la primera vuelta, dio un golpe encima de la mesa y se colocó en la primera plaza con 147'2 puntos. 

El alemán Markus Eisenbichler, que alcanzó los 144'5, fue el único que pudo hacerle sombra en la segunda vuelta. El esquiador germano, el penúltimo en actuar, consiguió una puntuación total de 281'9 puntos con un salto de 129 metros que hizo sudar al japonés. 

Sin embargo, la presión no pudo con Kobayashi, que aunque saltó dos metros y medio menos (126,5), consiguió arrebatar la primera plaza a su rival por sólo cuatro décimas con una puntuación total de 282'3 puntos. Kraft, que falló en la primera vuelta, consiguió acabar en la tercera plaza después de firmar el salto más largo de toda la segunda vuelta (134'5 metros).