Ruth Beitia, que fue cuarta en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, será finalmente bronce después de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) haya anunciado que la rusa Svetlana Shkolina (y otros 11 atletas rusos más) será desposeída de sus resultados de forma retroactiva desde el 16 de julio de 2012 hasta el 14 de septiembre de 2014. Esta sanción afecta directamente a la cántabra, que pasa a ser bronce olímpico y subcampeona del mundo en 2013.

Destacan las descalificaciones de Ivan Ukhov, que perderá su oro olímpíco en salto de altura en Londres 2012 en beneficio del estadounidense Erik Kynard, y de la mencionada Shkolina, quien además fue plata en los Mundiales de Moscú 2013, donde la española fue tercera compartiendo metal con Anna Chicherova, y la medalla de oro se la colgó la estadounidense Brigetta Barrett.

La resaca de aquellos Juegos de Londres fueron especialmente duros para Ruth Beitia. La cuarta posición la llevó a adoptar semanas después la decisión de retirarse, aunque finalmente volvió y lo hizo para hacer historia, entre otras medallas, con el oro olímpico en Río. 

Esto la convierte en la única medallista olímpica femenina de la historia del atletismo español por partida doble tras proclamarse campeona en la última edición de los Juegos Olímpicos. De esta manera además "empata" a medallas con Fermín Cacho y pasa a la historia como la mejor atleta española de siempre.