Las Finales de la NBA 2019 sin duda pasarán al recuerdo de todos como una de las más históricas y emocionantes de siempre. Los Toronto Raptors vencieron su cuarto partido por 114-110 ante los Golden State Warriors para conseguir por primera vez el anillo en la historia de la franquicia, incluso es la primera vez que un equipo de Canadá se proclama campeón. De esta forma detienen la dinastía del equipo de Steve Kerr que llevaba tres entorchados en las últimas cuatro Finales, y quién sabe si supone el punto y final de estos Warriors que ya son leyenda viva de la NBA.

Nick Nurse y Kawhi Leonard, dos históricos para siempre en Toronto
Pero hay más historias únicas detrás de esta eliminatoria que ha acabado 4-2 para los canadienses. Y es que su entrenador Nick Nurse se convirtió en el octavo que en su primer año alcanza las Finales. Bella hazaña la de este hombre tras pasar duros años entrenando a equipos europeos, después pasando a la D-League donde fue campeón y por último llegaría a la NBA en 2013 como asistente de Dwane Casey. Sin Casey, en su primera temporada es el tercer head coach de los últimos 5 años que logran el anillo en su primer curso, tras Steve Kerr (2015) y Tyronn Lue con los Cleveland Cavaliers (2016),

También destacar la tremenda gesta de Kawhi Leonard. Ha sido uno de los principales culpables con acciones históricas de que los Raptors pasarán eliminatorias tan complicadas como la de los 76ers o ante los Bucks, y en los seis juegos finales ha promediado 28'5 puntos y 9'8 rebotes. Con solo 27 años se coloca su segundo anillo (2014 con San Antonio) y su segundo MVP, lo que además le ha convertido en el tercer jugador que lo logra con dos equipos distintos. Solo Kareem Abdul Jabbar (en 1971 con Milwaukee y en 1985 con los Lakers) y LeBron James (con los Heat en 2013 y hace 3 años con los Cavs) lo habían conseguido antes que el ex-jugador de los Spurs. Además, ha sumado 732 puntos en estos Playoffs, la tercera mejor marca después de LeBron (2018) y Michael Jordan (1992).

Después de Pau, Marc Gasol y Serge Ibaka son los primeros campeones españoles
Siguiendo estas menciones especiales, cabe indicar que Marc Gasol replicó a su hermano Pau, campeón en 2009 y 2010 con Los Ángeles Lakers, y lo ha hecho de la misma manera, dejando a los Memphis Grizzlies a mitad de temporada después de varios años sin encontrar la gloria. A sus 34 años, han hecho que la familia Gasol se convierta en los primeros hermanos campeones de la NBA.

Por último, resaltar que Serge Ibaka, tras 11 campañas en la máxima competición, ha conseguido el codiciado anillo antes que las dos megaestrellas con las que compartió vestuarios durante 7 años en Oklahoma City Thunder, James Harden y Russell Westbrook. Sin duda las salidas del hispano-congoleño y de Kevin Durant, quien ya ostenta dos títulos, fueron exitosas para ambos jugadores de esos Thunder eternamente prometedores.

Lowry, VanVleet y Siakam se encomendaron a los Raptors 
En cuanto al sexto partido, ni Gasol (3+9+4) ni Leonard (22+6) efectuaron su mejor papel, pero en su lugar estuvieron Kyle Lowry (26+7+10+3 robos), Pascal Siakam (26+10) y un increíble Fred VanVleet (22) determinante en el último cuarto, para que los Raptors no desaprovecharan la segunda oportunidad de hacerse campeones, como hicieron en el quinto juego en su casa. Toronto cierra la serie habiendo ganado todos los duelos disputados en el Oracle Arena, un pabellón que ya pasa a la historia.

1º CUARTO
Lowry salió tremendamente entonado y encadenó 11 puntos con tres triples incluidos (11-2), y Siakam, quien había fallado sus últimos 12 intentos de tres en estas Finales, atinó en dos ocasiones para alargar el marcador (17-8).

Sin embargo, los Warriors no se descolgaron en estos primeros compases gracias a triples de Klay Thompson. Con un dos más uno de DeMarcus Cousins (12+5+2) y un posterior triple del pívot, aprovecharon los múltiples errores de los canadienses para tomar la delantera (26-27). Tras un trueque de canastas, un taponazo de Leonard sobre Curry para anotar él mismo en el siguiente ataque haría decantar la balanza en este primer cuarto a favor de Toronto, pero solo por un punto (33-32). Ambos equipos permanecieron con porcentajes superiores al 50% de sus tiros de campo.

2º CUARTO
El segundo cuarto estuvo lleno de alternancias en el marcador. Siakam y VanVleet a base de triples pusieron un 43-38, pero los Warriors reaccionarían con un parcial de 8-0, dando más velocidad a sus ataques resultando ser imparables para la defensa canadiense, quienes además estuvieron sin anotar más de dos minutos (43-46).

Aunque los de la Bahía esta vez iban ganando la partida en la pintura (22-26), un aspecto siempre favorable para los Raptors, los de Nick Nurse estaban más finos en tiros más allá de la línea del arco (9/18 por el 4/12 de Golden State), lo que hizo que Toronto se fuera al descanso ganando, aunque ajustadamente, por 60-57.

3º CUARTO
Irrumpió Stephen Curry en escena (21+3+7) con sus maravillosos triples, para que sus Warriors no se desengancharan en los momentos en los que Leonard y compañía abrían diferencias leves de 5 o más puntos. Además, Andre Iguodala (22) apareció por fin en esta serie completando canastas en momentos muy importantes. 

Un triple de Thompson y dos puntos de Iguodala devolvían el mando a los de Steve Kerr (76-78), y el parcial acabó en un 17-7 para los locales. Sin embargo, el mejor jugador de los Warriors aunque no pudo terminar la noche, se iba a lesionar a dos minutos de dar paso al último cuarto. Thompson (30+5) en un contraataque intentó realizar un mate en el que Danny Green haría falta para evitar la canasta, pero el escolta acabó teniendo un feo apoyo con su pierna izquierda, después de aportar 10 tantos en este tercer cuarto. 

Se tuvo que marchar a vestuarios pero regresó a lo épico para sumar los dos tiros libres (80-85), aunque definitivamente tuvo que retirarse del partido, confirmándose después que sufrió un severo desgarro en el ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda. Tal como ocurre con Durant, sus futuros son inciertos este verano y encima estarán durante mucho tiempo fuera de las pistas, en el caso de Thompson, hasta febrero o marzo del 2020.

Esa lesión era el claro reflejo del mal momento físico de los Warriors. El cuarto acabaría con un palmeo de Leonard sobre la bocina, pero que finalmente no contaría la canasta por estar fuera de tiempo y se dejaría todo por decidir para los últimos doce minutos (86-88).

4º CUARTO
La revolución de VanVleet llegaría en la primera mitad de este cuarto periodo para lanzar a sus Raptors. Con un triple empató a 91, dos minutos después volvió a sumar tres puntos para hacer recuperar el testigo del marcador a Toronto (94-93), y una posterior falta de tiro de tres le facilitó tiros libres para reempatar (99-99). Siguió con su actuación estelar efectuando un nuevo triple dentro ya de los últimos cuatro minutos con lo que ponía 104-101 en favor de los visitantes. Estos abrirían hueco capturando dos cruciales rebotes ofensivos para seguir anotando y establecer un 108-102 que a la postre sería imposible de recuperar para los Warriors. 

Draymond Green (11+19+13) demostró que estaba muy presente en este partido con un triple importantísimo que acercaba a su equipo a -3 puntos en los dos minutos finales. Con una entrada espectacular a canasta que acabó en bandeja, Cousins contra el mundo comprimió aún más el marcador (109-107) ya con tan solo 40 segundos por disputar. Siakam contestó con dos puntos, y una falta a Curry haría sumar dos más a Golden State, dejando un 111-110 a 18 segundos. 

Con una férrea presión, los Warriors lograrían que Toronto acabara perdiendo la posesión a 9'6 segundos para tener una última oportunidad. Pero Curry falló de tres, y el balón reboteó y salió despedido hacia el medio campo donde lo cogió Leonard y, tras una dura lucha, cedería la pelota y, ante el desconcierto, Draymond Green pidió un tiempo muerto inexistente que hizo parar el reloj a 0'9 segundos para que los árbitros pitaran técnica al jugador de Warriors. Tiro libre anotado por Kawhi y posesión para los canadienses que acabaría en una nueva falta al lanzar Lowry desde la banda al MVP en la pintura. Iguodala dio a los brazos de Leonard y, tras varias revisiones al reloj e impidiendo que toda Canadá celebrase el título antes de tiempo, el alero sumaría dos libres más y estableció una diferencia de cuatro puntos ya imposible para los Warriors.