Los Boston Bruins cumplieron en el Enterprise Center y salvaron la primera bola de partido con la que contaban los St. Louis Blues para hacerse con su primera Stanley Cup. Derrotaron finalmente con mucha claridad por 5-1 a los de Missouri y obligan a jugar el séptimo y definitivo encuentro, haciendo regresar la eliminatoria de estas Stanley Cup Finals 2019 al TD Garden.

Al contrario que en el quinto duelo, esta vez serían los Blues los que gozaban de ocasiones más claras, pero los Bruins se mostraron mucho más objetivos de cara a la portería de Jordan Binnington (27/31). No obstante, ambos porteros estuvieron de sobresaliente y solo hubo un gol en el primer periodo durante los primeros 40 minutos. Boston aprovechó un cinco contra tres a través de Brad Marchand, quien marcó un golazo enviando el puck entre el palo y Binnington.

Aunque parecía que los Blues llegaban con más peligro a la portería esta vez casi infranqueable de Tuukka Rask (28/29), los de Bruce Cassidy no dieron su brazo a torcer en ningún momento, permaneciendo con la misma intensidad en el hielo que su rival y luchando cada posesión. En el segundo periodo, los Blues perdonaron dos superioridades de las que luego se arrepentirían.

En los últimos 20 minutos se desató la locura goleadora de los Bruins con la que certificarían su tercer punto de la serie. En el minuto 2:31, un disparo lejano de Brandon Carlo se colaría entre el brazo de Binnington para poner el 2-1, y a los 10 minutos, Karson Kuhlman por la escuadra amplió la distancia. Sin embargo, los de Craig Berube no habían dicho su última respuesta, y por medio nuevamente de Ryan O'Reilly, dos minutos después del tanto de Kuhlman, volvieron a ajustar el marcador. El gol fue sufrido puesto que Rask sacó el puck con el pie pero este ya había rebasado completamente la línea de gol, como demostraría la revisión. Destacar que 21 jugadores diferentes de los Bruins han marcado en estos Playoffs, lo que iguala el récord histórico de un equipo.

Pero poco duraron las esperanzas de los locales que no pudieron evitar ahorrarse jugar otro partido que será verdaderamente la final de esta temporada NHL. Kuraly pasó a Marchand y este de inmediato asistió a David Pastrnak en el minuto 14 para poner un 4-1 contundente a seis minutos del término del encuentro. Ya sin portero, con los de St. Louis a la desesperada, Zdeno Chara, aún con la mandíbula rota, marcó el quinto tanto con la portería libre.