Bianca Andreescu, de 19 años, consiguió alzarse con el Masters 1000 de Montreal en casa ante Serena Williams. La veterana de 37 años perdió su cuarta final desde que fuera madre, desde que consiguiese su por ahora 82º y último título en el Open de Australia 2017.

Además, la estadounidense rompió a llorar después de que solo pudiera disputar cuatro juegos en pista, 19 minutos de final del WTA Premier 5 de Toronto. Con 3-1 de la rival, avisó llorando que no podía seguir jugando. Tras el abrazo de Andreescu, Serena Williams le confirmó un problema de espalda y la canadiense hacía historia en su país. No había ninguna campeona local desde 1969.

De origen rumano, consigue el premio que las lesiones le venían negando. Gran revelación conquistando el torneo de Indian Wells, en marzo, una lesión en el hombro derecho la obligó a abandonar en Miami, como también en Roland Garros, su dos únicas citas desde su eclosión en el desierto californiano. FUENTE

WIKIPEDIA