Por fin la espera terminó. Esta semana ha vuelto la NFL y lo ha hace en su temporada número 100. La semana 1 ya inició en el Thursday Night Football con dos históricos como Green Bay Packers y Chicago Bears, y mañana domingo entrarán en liza el resto de franquicias para comenzar la máxima competición del fútbol americano un año más. Y con ello lo harán los cuatro equipos de la NFC Sur.

Atlanta Falcons se enfrentará con Minnesota Vikings, los Carolina Panthers ante Los Ángeles Rams, Tampa Bay Buccaneers recibirá a los San Francisco 49ers y, por último, los New Orleans Saints se verán las caras con los Houston Texans. Y antes de que todo eche a rodar, os dejamos aquí al mejor jugador de cada franquicia de esta división que acostumbra siempre a ser muy disputada, la NFC Sur.

Drew Brees


Con 40 años, el quarterback de los Saints es el líder indiscutible de la franquicia de Louisiana. A pesar de que el año pasado flojeó un poco en lo últimos enfrentamientos de la regular season, lo que hizo quedarse a solo 8 yardas (3.992) de volver a rebasar las 4000 yardas de pase, comandó a su equipo hasta la Final de la Conferencia Nacional. Desde que viste la equipación de New Orleans, Brees nunca había hecho menos de 4000 yardas en una temporada.

Allí en los Playoffs ocurrió lo que todos sabemos, el polémico final ante los Rams que los despojó de la que habría sido su segunda presencia en una Super Bowl de la historia de la franquicia, tras ser campeones en 2009. Pero Brees seguro que esta temporada tratará de reinventarse en una de sus últimas balas en esta liga, bien acompañado de grandes receptores como Michael Thomas, Ted Ginn Jr. o los jóvenes Tre'Quan Smith y Keith Kirkwood. También contará con el TE Jared Cook, que el año pasado dio un gran salto cualitativo en los Raiders, batiendo sus mejores números (896 yardas y 6 touchdowns).

Vital también para el ataque de Brees será el polivalente Alvin Kamara que aspira a las 1000 yardas de carrera y recepción, un jugador que perfectamente podría estar incluido en este artículo. Desde el backfield apoyará además el bueno de Latavius Murray. Simplemente armas para el pistolero Brees.

Christian McCaffrey


Al igual que Kamara, otro nombre que lleva amenazando las 2000 yardas en una temporada, 1000 de carrera y 1000 de recepción, es el jugador de los Carolina Panthers Christian McCaffrey. Este hito no lo logra nadie desde Marshall Faulk en 1999 (1.381 terrestres y 1.048 aéreas). El otro único jugador que lo consiguió, en 1985, fue Roger Craig (1.050 + 1.016).

En 2018, el jugador de los Panthers completó 1098 yardas de carrera y 867 de pase, participando hasta en el 91’3% de los ataques de su equipo. A expensas del estado físico de su quarterback Cam Newton, líder también del equipo de Carolina, McCaffrey será el principal desatascador ofensivo. Y es que la franquicia de Ron Rivera se ve bien corta de receptores, al margen de si se confirman los jugadores D.J. Moore y Curtis Samuel. Más seguros y experimentados serán Chris Hogan, Torrey Smith o el eterno TE Greg Olsen si las lesiones se lo permiten.

En definitiva, el running back número 22 de los Panthers se echará a las espaldas a su equipo en su tercera temporada como jugador de la NFL. Y atención además a su evolución física, lo que puede darle mayor velocidad y mayor número de yardas ganadas en contacto.

Deion Jones


En los Atlanta Falcons lo normal es destacar al indiscutible quarterback Matt Ryan en su duodécima temporada. El año pasado hizo su segunda mejor marca, 4.924 yardas, solo tras el curso de 2016 cuando fue MVP y repartió 4.944 yardas de pase. O incluso al jugón de Julio Jones. El receptor replicó a Ryan: en 2015 tiene su mejores números (1871 yardas) y en la última regular season efectuó la segunda mejor marca de su carrera, con 1677 yardas y líder entre los WRs de la NFL 2018/2019.

Pero lo que necesita realmente la franquicia de Georgia para aspirar de nuevo a ganar la NFC Sur es que su defensa vuelva a ser la de hace tres años cuando cayeron en la Super Bowl LI. Y por eso destacamos a su mejor jugador defensivo, el linebacker Deion Jones que se pasó gran parte de la pasada temporada lesionado. Pero en solo seis partidos se fue hasta los 34 tackles, consiguió dos intercepciones, un fumble forzado e incluso anotó un touchdown.

Con su compañero de baile De'Vondre Campbell, el prometedor Vic Beasley Jr. presionando a los quarterbacks rivales, Desmond Trufant liderando la secundaria junto a los safeties Keanu Neal y Ricardo Allen, el grupo defensivo deberá dar un paso adelante. Y todo ello girando alrededor de la explosividad de Deion Jones.

Mike Evans


Por último, terminamos con el jugador franquicia indiscutible de los Buccaneers, el receptor Mike Evans. Resaltar que en el habitual Top 100 que efectúa la NFL, al margen del increíble DeAndre Hopkins, los cuatro mejores receptores son de esta división NFC Sur. Julio Jones, Michael Thomas y Mike Evans, por delante incluso de la estrella Odell Beckham Jr.

Evans fue efectivo tanto con Ryan Fitzpatrick como con Jameis Winston la pasada temporada de QBs. Solo lo superaron Jones y Hopkins en número de yardas (1.524, sus guarismos más altos desde que llegó en 2014, y 8 touchdowns). El tercer receptor mejor pagado de la liga responde siendo todo un seguro en el ataque de su equipo. Y si encima este año Bruce Arians consigue realmente sacar lo mejor de Winston, será indudable ver a Evans nuevamente batir sus mejores estadísticas.

Todo ello lo necesita la franquicia de Florida para tratar de romper la mala racha que llevan. No pisan Playoffs desde 2007 y han acumulado récords negativos en 8 de las últimas diez temporadas de los Buccaneers (55 victorias y 105 derrotas en global desde 2009).

En definitiva, Mike Evans es la pieza angular en Tampa Bay. Su agresividad cuando el balón está en el aire y siendo una gran pesadilla para los cornerbacks rivales, y ejecutando además cualquier ruta, lo convierte en uno de los receptores élite de la competición.