La III Copa de Extremadura de Flag Football tuvo a un nuevo campeón. Después de que Plasencia Ducks ganara las dos ediciones anteriores, esta vez fue el equipo de Mérida el que alzó el título. El club emeritense, dividido en dos equipos esta temporada, protagonizó la final, pues el subcampeón fue Romanos, mientras que los placentinos consiguieron fácilmente el tercer puesto ante Villanueva Black Storks.

La competición se desarrolló en los Campos Nueva Ciudad de Mérida, con formato eliminatorio y partidos muy emocionantes, abriendo con buen sabor de boca la nueva temporada de flag extremeño. La jornada la abrió un duelo clásico entre Romanos y Black Storks, en el que los emeritenses sobrevivieron en un encuentro de intercambio de golpes que acabó en 27-20.

Semifinales de infarto

Al descanso ganaba Romanos 13-6, pero en la segunda mitad los serones empezaron atacando y no lo desaprovecharon, volviendo a empatar el partido. Sin embargo, los Romanos encadenaron dos touchdowns seguidos que resultó ser el factor decisivo (27-13). En este enfrentamiento el más destacado fue el nuevo jugador de Black Storks Alejandro Márquez, quien concluyó el día con tres anotaciones.

La segunda semifinal fue más vibrante aún. Los defensores de la Copa saltaron al campo demasiado relajados probando a sus jóvenes y nuevos jugadores de la temporada y sus nuevas tácticas, con además una nueva quarterback, Brenda. Pero Mérida, equipo que también incluyó a las nuevas caras del club, salió a por todas y aprovechó la situación. El encuentro se abrió con demasiados turnovers por parte de ambos equipos, hasta que los emeritenses rompieron el hielo con touchdown de su rookie Raúl Álvarez, quien además después consiguió un safety a través de un sack como blitzer.

Al descanso Mérida vencía por 9-6, marcador que ampliaron en la segunda parte mientras que la nueva ofensiva de Ducks no conseguía acomodarse en el encuentro. Un pick six de Emilio Ruiz, futuro MVP del torneo, y un touchdown más pusieron un peligroso 21-6 desfavorable para los placentinos. Llegados a este punto, Plasencia no quería ceder el trono tan rápidamente y sacó a toda su mejor artillería. Un safety y dos touchdowns consecutivos de Víctor Martín a pase de Óscar de Luna, quienes irrumpieron al campo para cambiar las tornas, pusieron el empate a 21 puntos y forzaron la prórroga.

En el overtime, las dos series de cuatro downs que jugaron acabaron siendo interceptadas por las defensas de los equipos, y el juego se decidiría en los tries desde la yarda 5. El primero, Mérida lo transformó a través de Carlos Zamora. Sin embargo, los placentinos en su intento no lograron finalizar en la endzone. El lanzamiento hacia Víctor Martín fue palmeado por Emilio Ruiz para evitar que el pase fuese completado y ganar así Mérida por 22-21.

Ducks terceros y Mérida campeón

Black Storks y Ducks, los dos primeros campeones de la Liga de Flag Football Extremeña, protagonizaron la lucha por el tercer puesto de esta Copa de Extremadura, que acabó llevándose Plasencia de forma más que asequible por 46-6. Salieron con todo desde el inicio y lograron cuatro touchdowns en la primera parte. A su vez anularon al ataque serón que se quedaba pillado a la hora de conseguir primeros downs cortos en mitad del campo. En la segunda parte no soltaron el acelerador y añadieron tres anotaciones más, permitiendo que los de Villanueva llegaran la endzone una sola vez. Álvaro Martín, de Ducks, sumó 14 puntos en este duelo.

De esta manera quedó una final completamente protagonizada por los anfitriones en esta tercera edición de la Copa de Extremadura. En la primera mitad dominaron los grupos defensivos que solo permitieron un touchdown a cada conjunto (7-7). Y en la segunda Romanos fue ganando durante gran parte del tiempo por 14-13.

Sin embargo, Romanos se relajó y la defensa de Mérida respondió y mantuvo el pulso hasta el final. Así, en los últimos minutos, consiguieron llegar a la endzone a través de "Remallet", que significó el touchdown de la victoria. Además, la defensa logró un sack en la zona de anotación que resultaron ser dos puntos más para poner el definitivo 21-14. Con ello recuperaron la posesión que facilitó hincar rodilla al equipo de Mérida.