Los Edmonton Oilers tendrán olvidarse nuevamente durante un periodo de tiempo del jugador Zack Kassian. El winger no podrá jugar los próximos siete partidos por recibir una dura sanción por parte del Departamento de Seguridad del Jugador.

Kassian, el pasado jueves ante los Tampa Bay Lightning, pateó con su patín el pecho de Erik Cernak cuando ambos estaban sobre el hielo. De esta manera, el canadiense recibió su cuarta suspensión en la NHL, la segunda de la temporada, y está muy vigilado por el Acuerdo de Negociación Colectiva, quien a su vez impone una pérdida salarial de 166.463'43 dólares al jugador.

Y es que los Oilers ya vivieron esta situación hace unas semanas ante los Calgary Flames. La franquicia de Edmonton, que pelea en la parte de arriba de la tabla Oeste con 66 puntos (30-21-6), tuvo que jugar dos encuentros sin Kassian ya que violó la regla 46.2 que dice algo como: 

"El agresor en un altercado será el jugador que continúa lanzando golpes en un intento de infligir castigo a su oponente que está en una posición indefensa o que se ve como un combatiente involuntario".

Aún así, los Oilers ampliaron su contrato por cuatro años tras dicha sanción en enero, por un valor de 12'8 millones de dólares, unos 3'2 por año. Kassian se encuentra ahora mismos con 30 puntos (14 goles) en 52 juegos, mejorando sus mejores números que datan de la temporada 2013/2014 donde logró 29 puntos con los Vancouver Canucks.