Los Miami Heat pasaron a comandar la serie final de la NBA ante los Dallas Mavericks, a los que derrotaron por 88 a 86, en el tercer partido jugado anoche en Dallas.



El equipo de Erik Spoelstra volvió a “regalar” una renta de 14 puntos, tal cuál aconteciera en el segundo partido en casa, pero esta vez se rehizo y pudo llevarse la victoria.

Con el partido empatado en 86, Chris Bosh se convirtió en el héroe de los Heat al encestar la canasta de la victoria a 39,6 segundos del final del partido.

Bosh fue uno de los puntos altos de Miami junto a LeBron James (17), pero sin dudas que el mejor fue Dwyane Wade, quién acabó la noche con 29 puntos, 11 rebotes y 3 asistencias.