Regresó el buen baloncesto de los Spurs en los comienzos de partidos capaces de sentenciar los encuentros. San Antonio recuperó el factor cancha venciendo en Miami por un contundente 111-92 en una final en la que los dos primeros encuentros fueron demasiado igualados. De esta forma los texanos se adelantan 2-1 en la lucha por el anillo. Cabe destacar un nuevo récord por parte de los Spurs: nadie había llegado al descanso con un porcentaje tan alto de tiros (75,8%) y desde 1987 no se superaban los 70 puntos en la primera mitad.

1º CUARTO
Aunque el nivel de Splitter era altísimo en esta final, Popovich decidió cambiar y comenzar con Diaw como titular. Leonard se salió e hizo olvidar sus malos números en los anteriores partidos con 29 puntos. El primer cuarto fue un paseo para al conjunto de San Antonio, que se fue al pequeño descanso ampliamente arriba por 41-25, gracias a 16 puntos de Leonard y dos canastas de última hora del argentino Manu Ginóbili.


2º CUARTO
En este segundo tiempo los Heat vieron destacar al veterano Rashard Lewis que logró 11 puntos antes del descanso. Sin embargo, los texanos limitaron al "Big Three" con su defensa y mantuvieron la enorme ventaja liderando el partido hasta ese momento por 71 a 50.

3º CUARTO
Ya el tercer cuartofue algo distinto. El "calor blanco" lograban reducir la diferencia para estar 11 abajo, consiguiendo un parcial de 25-15. Pese a esto, seguían por debajo en el marcador, 86-75.


4º CUARTO
Ya Wade andaba por 17 puntos y LeBron por 18 cuando un triple del francotirador Ray Allen desde el lateral derecho al comienzo del último cuarto acercó a los Heat a 10 puntos (90-80). No tendría tanta fortuna el propio Allen acto seguido en un nuevo tiro con casi seis minutos por jugar, que pudo haber cambiado el rumbo del partido, ya que pudo haber prendido la chispa del conjunto de Miami. Poco después, Ginóbili aprovechó una pérdida de balón de los Heat y encestó para aumentar de nuevo la ventaja a 102-86, algo que ya fue decisivo.