DEUTSCHLAND IST WELTMEISTER
Maracaná contenía el trofeo mas deseado y soñado por cualquier amante del fútbol, solo 1 selección de las 32 que comenzaron el campeonato tendrían la oportunidad de cumplir ese sueño y levantar la ansiada copa del mundo. Alemania y Argentina estaban tan solo a 90 minutos de conseguirlo.


.Los primeros 45 minutos fueron un continuo intercambio de ocasiones, Alemania tenia el balón pero no llegaba a crear el peligro, eso era trabajo de los argentinos que aprovecharon cada fallo teutón para poner contra las cuerdas a Neuer. Higuain tuvo la ocasión mas clara de la primera mitad, fallo en la defensa germana que deja pasar el balón hacia sus espaldas sin darse cuenta de que el pipita estaba solo ante Neuer, incomprensiblemente el pipa disparo muy lejos de la meta de Manuel.

En la segunda mitad, Argentina se hizo con el control de cuero y se producieron mas ocasiones a favor de los de Sabella. Messi tuvo unas cuantas ocasiones que no supo aprovechar, fueron los únicos 5 minutos en los que se vio al astro blaugrana. Si argentina no conseguía el gol, era en gran parte por la defensa germana, Boateng y Hummels completaron un partido perfecto.Poco a poco se fue apagando el encuentro y seguíamos con el 0-0.

Tiempo de prorroga, los dos equipos estaban fundidos y apenas tenían fuerzas para enfrentarse a estos 30 minutos extras. Palacios tuvo una grandisima ocasión, se presento solo ante Neuer y con una vaselina mando el cuero fuera de la portería. Estas ocasiones no se pueden perdonar y menos en la final de un mundial. El cansancio se hizo mucho mas evidente en Hummels, el pobre se había vaciado y ni siquiera tenia fuerzas para recuperar su posición, Boateng de nuevo se encargo de apagar los posibles fuegos que pudieran crearse a partir del cansancio de su compañero.

Y dio comienzo la segunda mitad de la prorroga, ya si que no había tiempo para fallos o para conceder un gol, los penaltis estaban demasiado cerca y apenas había fuerzas para recuperarse de un gol en esos momentos. Minuto 113, minuto que recordaran en toda Alemania y para su desgracia, también sera recordada en Argentina. Schürrle se atreve a subir usando las pocas fuerzas que le quedan, cuelga un balón al pico del área pequeña, Götze lo controla con el pecho y sin dejarla botar la empala, Alemania se para, Argentina se para, Brasil se para, millones de personas contuvieron el aliento, Romero se lanza para tapar su palo y el disparo de Götze entra por el palo largo. Alemania explota de alegría, a tan solo 7 minutos del final  y cuando los penaltis se cernían sobre Maracaná, Götze anota el gol que vale un mundial.

Rizzoli se lleva el silbato a la boca, mira su reloj y pita el final del encuentro. Alemania por cuarta vez es campeona del mundo, las lágrimas inundan Brasil, tanto de alegría como de tristeza. Increíble ver a Schweinsteiger llorar como un crío, por fin lo había conseguido esta generación. Son los justos campeones.