La austríaca Nicole Schmidhofer se llevó la Copa del Mundo de descenso en Soldeu, Andorra. La coronación de Schmidhofer, de 29 años, es la primera victoria global en la Copa del Mundo de descenso de una austríaca desde Renate Götschl en 2007.

Nicole terminó la carrera en el puesto 11, a 94 centésimas de Mirjam Puchner, la ganadora de la prueba. La alemana Viktoria Rebensburg y la suiza Corinne Suter completaron un apretado podio a 3 y 8 centésimas respectivamente.

La campeona del mundo de super-G en St. Moritz 2017 encabezó la general de descenso con 468 puntos, por encima de sus compatriotas Stephanie Venier (372) y Ramona Siebenhofer (354).