La joven canadiense Bianca Andreescu, de 18 años, se proclamó campeona en Indian Wells, al superar a la alemana Angelique Kerber, octava cabeza de serie, por 6-4, 3-6 y 6-4 en 2 horas y 20 minutos. Es la primera vez en la historia que una jugadora invitada al torneo por parte de la organización se lleva la corona. Y no lo ha hecho por casualidad, la joven tenista de Mississauga dejó por el camino a Dominika Cibulkova, Garbiñe Muguruza y Elina Svitolina, entre otras. Se hace así con el primer campeonato de categoría Premier Mandatory en su carrera y sube hasta el puesto 24 del ránking WTA.

En un partido de mucha calidad, los nervios delataron de primeras a la germana, que cedió el primer juego con una doble falta. Y aunque en los dos partidos previos también se colocó 2-4 por detrás en el marcador y remontó, esta vez no fue posible. Andreescu fue todo un vendaval y se llevó el primer set en 41 minutos.

El primer punto de rotura que afrontó la canadiense llegó en el cuarto juego del segundo set, y ahí cedió ante el empuje de la alemana, que aprovechó ese bajón para poner la directa y forzar la manga decisiva. La canadiense, extenuada, sacó fuerzas de flaqueza y parecía convertirse en la reina de las dejadas, lo que dejaba desconcertada a la alemana. Con 5-3 en el marcador, Kerber salvó tres puntos de partidos y consiguió un "break" esperanzador ante una rival cuyo aguante iba en picado, como demostraban los calambres que sufría. Pero las ganas de ganar de la joven fueron mayores que esas molestias y se lanzó a por un título que le abre las puertas de par en par a un futuro brillante.


WIKIPEDIA