La suspensión al jugador ruso Slava Voynov por violencia doméstica ha llegado a su fin y será jugador elegible en la NHL para la temporada que viene 2019/2020. Ahora bien, ¿algún equipo estaría dispuesto a contar con su calidad a cambio de todas las polémicas que eso conllevaría?

Voynov ha cumplido su sentencia aunque la NHLPA, la asociación de jugadores de la NHL, anunció que el árbitro independiente, Shyam Das, determinó que la suspensión se mantendría durante un año más, pero por una duración de 41 partidos, mitad de una regular season. Cabe indicar que la competición americana no cuenta con ninguna política acerca de los casos de violencia doméstica, sino que prefieren tratar estos uno a uno.

Los Ángeles Kings y muchos equipos más se niegan a sumar al ruso en sus plantillas
El defensa ruso jugó en Los Ángeles Kings en 2011/2012 y volvió para disputar de la temporada 2012/2013 a la 2014/2015. Sin embargo, la franquicia angelina ha hecho público que sus intenciones es romper todas las relaciones con el jugador, lo que le llevaría a estar disponible para el resto de equipo. El inconveniente está en si alguna de las franquicias querría asumir el riesgo de ver si Voynov sigue siendo un jugador de nivel NHL. Según TheHockeyNews.com, han cuestionado a 10 ejecutivos de equipos americanos y solo uno de ellos indicó que consideraría la opción de intercambiar los derechos del ruso.
Voynov ha pasado 4 temporadas con los Kings antes de ser suspendido, y disputó 190 partidos en total, completando 81 puntos (18 goles) en temporada regular, mientras que jugó los Playoffs de 2012, 2013 y 2014, jugando 64 encuentros y aportando 25 puntos (9 goles). Así, fue testigo y partícipe de las dos únicas Stanley Cups que han alzado los Kings.

No obstante, el determinar si Voynov regresa como un gran defensa no es el principal problema para la franquicia que estuviera dispuesta a contratarlo. Sería una fuente total de polémicas y rumores para la prensa y relaciones públicas, una noticia con la que en muchos medios se olvidarían de lo estrictamente deportivo en el equipo que aconteciera. También resultaría un inconveniente el cómo sería tratado y recibido por todo el personal de la franquicia, desde directivos hasta los propios compañeros de juego, pasando por los aficionados, por la tremenda implicación moral que conlleva un asunto de este tipo: contar, jugar o animar a un jugador con precedentes de uno de los temas más delicados en la actualidad, la violencia doméstica.
Aún así, uno de los gerentes entrevistados por TheHockeyNews.com confirmaba que, de ayudar al juego de su franquicia, por qué no darle una segunda oportunidad a Voynov, puesto que todos cometemos errores y al menos nos merecemos otra ocasión de demostrarle a la vida lo contrario.

Casos parecidos al del ruso ya se habían visto en la NHL, e incluso jugadores con precedentes en asesinatos, actos violentos o accidentes de tráfico con homicidios han sido "reinsertados" y han tenido su segunda oportunidad en la NHL. Ejemplos son los de Craig MacTavish, campeón de varias Stanley Cups con los Edmonton Oilers y los New York Rangers, Dany Heatley jugó con 4 franquicias diferentes tras pisar la cárcel y ganó casi 60 millones de dólares, o Mike Danton, quien regresó para competir en el hockey universitario de Canadá y después estuvo varios años por Europa.