Los Toronto Raptors jugaron su primer partido en unas Finales de NBA y salieron victoriosos por 109-118 en su Scotiabank Arena ante los flamantes campeones, los Golden State Warriors. Stephen Curry acabó el duelo con hasta 34 puntos, pero él solo fue insuficiente ante unos Raptors que siguieron con el gran nivel defensivo demostrado en la Final del Este ante los Bucks, pues les forzaron hasta 17 pérdidas de balón.

Así, únicamente permitieron 10 puntos a Draymond Green, aunque efectúo un nuevo triple-doble (10+10+10), y 21 a Klay Thompson, terminando el equipo con un 43'6% de acierto en tiros de campo por el 50'6% con el que acabaron los canadienses. Unos Raptors que se vieron liderados por un inconmensurable Pascal Siakam, quien solo falló tres tiros de 17 lanzamientos para acabar con un tremendo 32+8+5. También destacarían, además de hacerlo en defensa, Kawhi Leonard (23+8+5) y Marc Gasol (20+7).

1º CUARTO
En el primer cuarto Toronto se encomendó en los triples para sustentarse durante los primeros minutos en el que se vieron obligados a atacar lejos del aro. Así, con cuatro tiros de tres seguidos, dos de ellos de Gasol, mantuvieron el pulso ante el buen ritmo anotador de los Warriors (12-9). Mientras Leonard se veía defendido constantemente por dos defensores, esto generaba espacios a sus compañeros y completaron un parcial de 9-2, aprovechando los fallos de su rival. Pero dos triples consecutivos de Curry y un matazo de Klay Thompson al contraataque daría la vuelta al marcador (19-18). Finalmente, la defensa local y dos aciertos de tres de Fred VanVleet y Siakam cerraron el cuarto a favor del equipo de Nick Nurse (25-21).

2º CUARTO
DeMarcus Cousins volvía al parqué desde el pasado 18 de abril, pero tendría un día para olvidar (solo hizo 3 puntos, en tiros libres). Algo parecido les ocurriría a Thompson, Curry y Green, quienes estaban muy bien presionados por la defensa contraria y apenas podían lanzar a canasta. 

Demasiados balones perdidos por parte de los dos aspirantes, por lo que el segundo cuarto se inició con un vaivén de puntos de ambos equipos y hacía a Toronto mantener la leve ventaja. Hasta que un triple de Jerebko y un 2+1 de Quinn Cook acercaron a los de Oakland al 34-36. En mitad de este cuarto, los Warriors recuperaron un balón que dio paso a un triple de Thompson para ponerles arriba (41-40).

Sin embargo, un efectivo Marc Gasol estaba siendo vital para los Raptors, pues al descanso ya llevaba 14 puntos cuando su media en Playoffs había sido de 8'6. Y los de Toronto terminaron la primera parte con un parcial de 19-8 que les catapultaría para ponerlos diez arriba (49-59).

3º CUARTO
Pascal Siakam iba a ser el hombre del tercer cuarto. En los dos primeros había acumulado 14 tantos, y en estos doce minutos sumaría 12, demostrando que su equipo dominaba con puntos en la pintura rival mientras que los de Steve Kerr seguían remando gracias a puntos en segundas oportunidades ante la defensa agotadora canadiense. La diferencia en el marcador dio oxígeno a algunos titulares de Toronto y se mantuvieron por delante (81-88), con Siakam y Leonard de protagonistas: se combinaron para un 8/11 en tiros y 24 puntos, dejando solo 5 al resto del equipo.

4º CUARTO
Pero la distancia no era tan grande y en el último cuarto los Warriors asomaron las orejas en los primeros minutos. Aunque la defensa de Siakam e Ibaka estaba siendo magistral bajo su aro anulando a Cousins y compañía, quien además se desesperaba en su pintura al otro lado de la cancha cuando tenía que detener a las torres canadienses.

Lowry llegó a las 5 faltas lo que lo sentaron a ocho minutos del final, pero un triple de Danny Green relanzó a los suyos para poner un 88-100 que hacía saltar todas las alarmas de Oakland, completando un 10-1 en tres minutos. El partido terminaría por romperse con un triple de Leonard, un espectacular tapón de Siakam y a los pocos minutos una técnica de Thompson sobre Green, que hacía ver a unos desesperados Warriors que seguían a más de 10 puntos cuando restaban ya menos de cinco minutos.

Esa diferencia de en torno a +10 puntos se sostuvo en la recta final, y un triple lejano de Lowry a 30 segundos del término del encuentro dejaba un 118-107, una distancia infranqueable ya para los campeones.