En la NHL todos los años llegan jugadores novatos a la liga, pero muy pocos destacan y sobretodo lo hacen en los Playoffs, en el momento de la verdad. Jugar los partidos de postemporada llenos de presión, muy tensos y con tanto en juego parecen estar hechos para los jugadores más veteranos, sin embargo, ha habido varios rookies con actuaciones espeluznantes. Entre otros, han destacado: Roy Conacher (Boston Bruins, 1939), Don Maloney (New York Rangers, 1979), Dino Ciccarelli (Minnesota North Stars, 1981), Joe Mullen (St. Louis Blues, 1982), Barry Pederson (Boston Bruins, 1982), Claude Lemieux (Montreal Canadiens, 1986), Jeremy Roenick (Chicago Blackhawks, 1990), Chris Drury (Colorado Avalanche, 1999), Ville Leino (Philadelphia Flyers, 2010), Brad Marchand (Boston Bruins, 2011), Jake Guentzel (Pittsburgh Penguins, 2017).

En este artículo vamos a refrescar las seis actuaciones más épicas de jugadores rookies en los Playoffs:
Roy Conacher (1939)
Hace 80 años los Boston Bruins alzaron su segunda Stanley Cup tras cinco partidos ante los Toronto Maple Leafs. En aquella ocasión contaban con el canadiense Roy Conacher, quien debutaba esa temporada en la liga y, tras ser subcampeón del Calder Trophy (lo ganó Frank Brimsek), en los Playoffs registró 12 puntos, 7 de ellos en las Finales, la tercera mejor marca de la historia por un novato. El left winger fue decisivo en tres partidos con goles ganadores suyos, empatando con Jacques Lemaire, Frank Boucher y Jean Veliveau (en 2 temporadas). Pertenece al Hall of Fame desde 1998.
Dino Ciccarelli (1981)
Otro canadiense brillaría 42 años después de Conacher. Dino Ciccarelli se estrenó con los Minnesota North Stars, un equipo que nadie los metían en Playoffs y acabaron disputando la Stanley Cup, la cual finalmente ganaría en 5 juegos los New York Islanders. Ciccarelli conformó un temible tridente junto a Steve Payne y Bobby Smith y, pese a jugar únicamente 32 partidos de temporada regular, era uno de los jugadores más importantes del equipo.

Y así lo demostraría en la postemporada, marcando 14 goles, récord actual, y 21 puntos, una marca únicamente empatada por Ville Leino en el curso 2009/2010. En las Stanley Cup Finals terminó con 5 puntos y, aunque nunca ha sido campeón, entró en el Hall of Fame en 2010 tras acumular 1200 puntos en toda su carrera.
Claude Lemieux (1986)
Los Montreal Canadiens presenciaron una actuación de Claude Lemieux en su año rookie digna para el recuerdo. El canadiense era un jugador rudo por todo el hielo, pero también sabía hacer puntos cruciales en los partidos. En la temporada 1985/1986 solo supo marcar 2 goles (6 puntos) en 19 partidos, pero en los Playoffs vislumbró a todos. 

A sus 20 años completaría una postemporada de 16 puntos (10 goles), pero más importante fueron sus cuatro tantos ganadores en las eliminatorias, especialmente el que realizó ante los Hartford Whalers en las Finales de División, en un épico séptimo encuentro que decidió en la prórroga batiendo al portero Patrick Roy. Ese año Lemieux acabaría levantando la Stanley Cup con los Canadiens, hecho que repetiría en tres ocasiones más, en 1996 con los Colorado Avalanche y en 1995 y 2000 con los New Jersey Devils.
Jeremy Roenick (1990)
El estadounidense Jeremy Roenick es recordado por ser uno de los mejores jugadores de la historia, con 9 participaciones en el All-Star, pero que no ha podido levantar una Stanley Cup. En el año de su debut, ya demostró que tenía mucho olfato goleador, marcando 11 goles en los 20 partidos que disputó de Playoffs, por detrás de Ciccarelli e igualado con Brad Marchand quien lograría dicha marca 21 años después. Además Roenick efectuó 4 tantos en situaciones de power-play como novato, solo uno menos que Ciccarelli y Steve Christoff, y se incluyó en el selecto club de rookies con al menos 10 goles en la historia de la postemporada, junto a Ciccarelli, Lemieux, Marchand y Jake Guentzel. En aquel 1990 los Chicago Blackhawks se quedaron en la Final de Conferencia ante los Edmonton Oilers, a la postre campeones en esa temporada.
Chris Drury (1999)
Se cumplen 20 años de la mayor gesta de Chris Drury. El por entonces jugador de los Colorado Avalanche jugó los Playoffs de 1999 donde aportó solo 8 puntos (6 goles), pero empató a Lemieux como el novato con más goles ganadores en las eliminatorias (4). Y es que el estadounidense se encargó de poner el 3-2 en el marcador ante los Dallas Stars en el Game 4 de la Final de Conferencia Oeste. Los texanos acabaron llevándose la serie y la Stanley Cup.
Jake Guentzel (2017)
La última gran hazaña en unos Playoffs de un jugador debutante ha sido la de Guentzel con los Pittsburgh Penguins hace dos campañas. El winger venía de realizar 33 puntos en 40 encuentros de regular season, y en postseason aportó 5 puntos en la ronda final, con 4 goles, empatando en el 4º puesto entre jugadores campeones. Además, igualó a Ciccarelli y Ville Leino con 21 puntos en unos Playoffs, y con 5 goles, lo que es el máximo de un rookie. Incluso su porcentaje de tiros del 29'4% (12/34) es el mejor de cualquier jugador en su primera temporada con al menos 10 goles, y es el 12º entre todos los jugadores.