Los Boston Bruins recuperaron el factor cancha en el primer duelo efectuado en St. Louis, y lo hicieron de manera contundente al golear por 7-2 a los Blues que venían de sorprender en el Game 2 en el TD Garden. Ahora la serie se sitúa con un 2-1 para los de Massachusetts.

El equipo entrenado por Bruce Cassidy no dio opción alguna a los locales, aprovechando las cuatro situaciones de power-play que tuvieron convirtiéndolas en goles, y marcando al portero titular Jordan Binnington 5 tantos en 19 tiros, lo que hizo incluso debutar a Jake Allen en unos Playoffs. Por su parte, Tuuka Rask detuvo 27 lanzamientos y solo permitió dos goles que apenas sirvieron de nada para los Blues.

Y es que tras unos primeros diez minutos igualados, los Bruins pusieron la directa en el primer periodo endosando tres goles a través de Patrice Bergeron (pp), Charlie Coyle y, a diez segundos del término de este primer tercio, Sean Kuraly ponía el 3-0 con un fuerte disparo. Para colmo, el segundo tiempo alargaba la racha goleadora de los Bruins y, en 40 segundos de juego David Pastrnak (pp) ampliaba aún más la diferencia.

Los de Craig Berube intentaron reaccionar levemente en un partido en el que fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos y viéndose la superioridad abismal que estaban demostrando los visitantes. Ivan Bartbashev marcó en el minuto 11 y levantó mínimamente los ánimos del público, hasta que un minuto después Torey Krug (pp) terminaba por romper el encuentro con el 5-1.

En el tercer periodo, ya sin historia por hacer, Colton Parayko marcó el segundo de los Blues, pero a portería vacía Noel Acciari seguía golpeando la moral de los de Missouri. Marcus Johansson a menos de minuto y medio del final haría el séptimo gol de los Bruins, nuevamente en situación de superioridad numérica.