El Rocasa Gran Canaria se adjudicó el primer título de la temporada al llevarse con mucho esfuerzo la Supercopa femenina de balonmano ante el Bera Bera (32-31), para lo que precisó una prórroga, y cierra así un año increíble con el título de liga y la Copa Challenge entre otros logros. Esta es su segunda Supercopa (2017 y 2019).

El equipo canario estuvo enorme en la primera mitad, encontraba los latigazos de Lusón y Mbenge, luego lesionada, para someter la portería de un Bera Bera que ejercía de visitante pero que jugaba en casa con toda la grada a su favor.

El encuentro estuvo igualado en su primer cuarto de hora. Sin embargo cuando Rocasa apretó en defensa las vascas se diluyeron y no encontraban la forma de llegar a la portería de Palomino. El arreón final de las canarias, con Mbenge demostrando que no tiene rival en su puesto, dejó el partido muy franco para Rocasa de cara al segundo tiempo pero había todavía mucha tela que cortar.

El técnico del Super Amara leyó la cartilla a sus jugadoras en el descanso, las guipuzcoanas apretaron en defensa y empezaron a mostrar el peligro que tienen en sus filas con Pizzo y Fernandes liderando la remontada (19-18). Instantes después, aprovechando la exclusión de Tanaskovic, el Bera Bera se puso por delante (20-21) y comenzó a cambiar el signo de una final que pudo haber caído en favor de uno u otro por mínimos detalles.

26-27 era el resultado en el último minuto. Bera Bera erró su ataque y en el último segundo Rocasa forzó un penalti que Lusón, enchufada todo el encuentro, convirtió en gol para llevar a las isleñas a la prórroga. Allí, Rocasa recuperó el tono en el primer tiempo de la prolongación. Estaba claro que con las fuerzas al límite la igualdad iba a ser inevitable, y tras llegar empatado el primer tiempo de la misma, las de Telde colocaron el 32-31 definitivo aunque hubo un último tiro para las donostiarras que estrelló en la barrera. FUENTE