Hace unos años, entre 2005 y 2013, la selección femenina de voleibol jugó los cinco Campeonatos de Europa que se disputaron. Durante una década, una generación de jugadoras supo lo que era luchar por estar entre las mejores... y jugar contra ellas. Pero tras 2013, llegó el invierno. Llegaron dos preeuropeos sin lograr la clasificación, dos Campeonatos de Europa en los que no estuvieron las Leonas. ¿Se imaginan debutar con 33 años en un Campeonato de Europa? Es lo que le ha sucedido a la capitana de la selección, Helia González. Debutar y decir adiós en el mismo Campeonato. Debutar con 33 y despedirse con 34, el día de su cumpleaños amaneció con un billete a Lodz (Polonia) para disputar unos octavos de final. Ese día, anunció que en el Campeonato de Europa disputaría sus últimos partidos con las Leonas.

Helia González ha sido la capitana de la transición. La primera vez que dio una rueda de prensa oficial y firmó el acta fue en enero de 2014, en Lodz, el mismo lugar en el que ha jugado su último partido con las Leonas. Meses antes, en verano, se había quedado fuera de la lista definitiva del Europeo de 2013 por su rodilla. Lo que no podía ni imaginarse es que su momento en Europa iba a tardar tanto en llegar. Helia no era la veterana del equipo. A su lado estaba Ana Correa, que había jugado los Europeos de 2009, 2011 y 2013. Estaban Mila Collar y Jessica Rivero, con dos Europeos (2011 y 2013), estaba María Segura con uno (2013). Pero se convirtió en la capitana de la transición.

Jugadora incansable, trabajadora, tuvo que luchar en un puesto de cuatro con mucha competencia en España. Una competencia que sufrió en sus inicios y que le ha relegado al banquillo en el momento final. Pero nunca bajó los brazos.

Y ahora, después de cinco años de lucha, de lograrlo todo con su club pero tener la espinita de la selección, de haber guiado a sus Leonas en un camino de regreso que para ella también era nuevo, se despide. Con los deberes hechos. Dando paso a nuevas generaciones. Dejando a su Segu y a Escamilla para transmitir su legado. FUENTE