Niko Sherazadishvili vivió malos momentos después de perder su título mundial en Japón en agosto, pero ha sabido reaccionar. Primero se colgó el oro en el Grand Slam de Brasil hace unas semanas y ahora ha vuelto a hacerlo: primer puesto en el Grand Slam de Abu Dabi.

El judoka español llegaba a los Emiratos Árabes Unidos siendo número 1 y con una distancia muy considerable con respecto al segundo (7255 puntos por los 5510 del húngaro Krisztian Toth) y se va de allí con una distancia aún mayor. 

El rival en la final fue el coreano Donghan Gwak, bronce en Río 2016. El combate se alargó hasta la técnica de oro y acabó cayendo del lado de Niko tras una acción en la que realizó un cambio de dirección cuando parecía que iba a tirar el uchi mata hacia delante y victoria para el español. En semifinales, salvó también una dura prueba ante el serbio Majdov, quien consiguió sacarle dos sanciones al español pero supo sobreponerse, aguantar una presión tremenda y sacarse de la manga un movimiento que terminó dándole el pase a la final. FUENTE