Las selecciones españolas masculina y femenina consiguieron los billetes olímpicos para Tokyo 2020 que se pusieron en juego en el Preolímpico celebrado en Valencia.

La selección masculina se clasificó al derrotar a Francia (3-2), en el segundo encuentro correspondiente a la eliminatoria. Fue un encuentro que comenzó con un conjunto galo que pareció entrar mejor en el juego. Así, en la primera aproximación por banda izquierda, Gaspard Baumgarten inauguraba el marcador. Jarro de agua fría para el conjunto local, que pareció afectarle en los minutos posteriores. 

Francia tomaba el control del partido aproximándose con peligro. Mientras, España no conseguía elaborar ninguna acción con peligro. Un par de penaltis córner, sacados con brillantez por Quico Cortés, evitaban el segundo en contra. Esto fue una dinámica que se repitió en el siguiente cuarto, donde una contra pudo significar el segundo tanto francés. Sin embargo, los españoles, a base de garra forzaron a su rival, hasta llegar el primer penalti córner. El disparo era rechazado por la zaga, llegando la bola a un Miki Delàs que golpeaba con el alma para devolver el empate al marcador. Una igualada que dio alas a un equipo que acabó jugando más tranquilo. 

Así, de una recuperación en la medular, la internada de Pau Quemada finalizaba en el pase atrás que no desaprovechaba Álvaro Iglesias para dar la vuelta (2-1). Con esta mínima diferencia se superaba el ecuador, tiempo en el que llegaron los mejores minutos de los de Fred Soyez. Intentando controlar el choque se acercaron con claridad a la portería contraria. Aunque los pupilos de Jeroen Delmee consiguieron zafarse de este dominio, para forzar nuevos penaltis en su casillero. Así, de uno de ellos, François Goyet volvía a dejar las tablas en el electrónico. 

Un duro golpe que tuvo réplica en la siguiente acción. Era ahora España quien llevaba el enfrentamiento a ese punto del campo. Un lanzamiento duro era rechazado a duras penas por la defensa, la cual cometía una infracción sancionada con stroke. Una ocasión que no desaprovechaba Xavi Lleonart, para devolver la ventaja a los RedSticks (3-2). De esta manera se iniciaron los 15 minutos definitivos. Un tiempo cargado de tensión por la incertidumbre del resultado y donde los nervios se adueñaron de una atmósfera que saltó de alegría al ver el triunfo de una España, que nuevamente, representará al hockey masculino en la próxima cita olímpica en Tokyo. FUENTE

Por otro lado, la selección femenina se enfrentaba en un partido decisivo contra Corea del Sur tras la victoria en la jornada anterior por 2-1. Las Redsticks sumaban un punto en el luminoso gracias a un gol de Begoña García que les daba la ventaja en el minuto 12 del encuentro.

Un marcador que no disminuyó la potencia del juego de las españolas, que llegaban a la media parte sin recibir ningún tanto en propia puerta y con una tarjeta verde para cada uno de los equipos en los últimos cinco minutos del cuarto. 

Ya en la segunda mitad del partido las españolas, con el inestimable soporte de los aficionados que llenaban el estadio valenciano, conseguían mantener la diferencia sobre Corea. En un proceso que no ha sido sencillo, en el tercer cuarto la misma Begoña García recibía una tarjeta amarilla que la expulsaba cinco minutos del campo. Aún así, las pupilas de Adrian Lock pudieron mantener el alto nivel de juego.

Un conjunto local que conseguía reforzar su victoria en el último cuarto con el penalti stroke ejecutado por la valenciana Lola Riera. Con este punto en el minuto 56, y pese a una tarjeta amarilla a Júlia Pons en el último minuto del partido, las españolas confirmaban su victoria y pase a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. FUENTE