Carlos Sainz volvió a demostrar que la edad es un estado de ánimo, pues a sus 57 años, el ganador más veterano del Dakar, hito que logró en 2018, sumó un trofeo touareg más a su palmarés. Lo consiguió en Arabia Saudí, una edición del raid más duro del mundo en la que la navegación ha sido clave. El español dominó en los coches a placer desde el tercer día, siempre con dos de los mejores pilotos de todos los tiempos en el Dakar, Peterhansel y Al-Attiyah, al acecho.

La noche anterior a los últimos 166 kilómetros (iban a ser 343, pero a última hora se dieron cuenta de que había unas obras en un pozo petrolífero cercano) le reconocía a Jesús Calleja, que también completó su primer Dakar, que hasta que no llegara no se iba a fiar. En cuanto se bajó del Mini, tercera marca con la que gana un Dakar, tras Volkswagen y Peugeot, Sainz estalló de júbilo junto a su copiloto Lucas Cruz.

Stepháne Peterhansel y Nasser Al-Attiyah no tuvieron ninguna opción. El francés, lastrado por abrir pista el último día y profundamente decepcionado por no haberle podido discutir la victoria del raid a su compañero y amigo, apenas peleó por ser segundo en la general. Fue el qatarí quien se despidió del Dakar con la única victoria de etapa que ha logrado este año, todo un fracaso para el hombre que reinó con puño de hierro en 2019.

Por su parte, por primera vez participó Fernando Alonso. El asturiano acabó el Dakar con buena nota y rozando el podio de la última etapa. Alonso sacó todo lo que tenía para intentar dar la campanada. Aunque durante muchos minutos llegó a estar en posiciones de podio, al final claudicó ante Orlando Terranova y Yasir Seaidan, por lo que cerró con un cuarto puesto la duodécima etapa. El bicampeón del mundo de Fórmula 1, junto a Marc Coma, acabó el raid en una más que óptima 13ª posición.  El podio de la octava jornada ha sido el mejor resultado de Alonso.

En motos, el Dakar no había vivido ningún otro ganador que no llevara una KTM en el siglo XXI, hasta que ha aterrizado en Arabia. Ricky Brabec conquistó su primer trofeo touareg tras una actuación estelar desde el primer día. El estadounidense, primer piloto de su país que gana un Dakar, se impuso al chileno Pablo Quintanilla, que se acabó rindiendo en la penúltima etapa.

Joan Barreda fue el mejor español, pero de luchar por el podio acabó fuera del top 5. Terminó el último día a 6:41 de José Antonio Cornejo, el ganador en Qiddiyah, y firmó un séptimo puesto final. El mejor novato del raid ha sido el ilerdense Jaume Betriu, del FN Speed Team, mientras que Laia Sanz, tras un Dakar muy complicado para ella, finalizó 18ª. Otra española, la zamorana Sara García, consiguió un logro mayúsculo: fue la primera mujer en acabar en la categoría 'Original', sin asistencia. Lo hizo en la 86ª posición, prácticamente con el mismo tiempo que Javier Vega, su pareja. FUENTE

En cuanto a camiones, Andrey Karginov se hizo con la victoria final con una impresionante actuación y marcando el mejor crono también en la última etapa. Es el segundo título del ruso.

La ambición del piloto del equipo Kamaz no tuvo límites: Karginov realizó los mejores tiempos en 7 de las 12 etapas que se corrieron en el Dakar 2020. Eliminado de la carrera en la última edición en tierras sudamericanas, al arrollar a una persona que se encontraba fuera de la zona reservada para los espectadores y no parar para atenderle, Karginov se ha desquitado a lo grande.

En la general, no se produjeron cambios respecto a la penúltima jornada, así que la plata se la llevó Anton Shibalov, firmando un doblete para Kamaz, y el bronce el único piloto que les dio un poco de guerra a los rusos: Siarhei Viazovich con su MAZ. FUENTE

El piloto chileno Ignacio Casale se alzó con su tercer Dakar en la categoría de quads tras haber dominado el rally de principio a fin y ganar cuatro etapas. Ya ganó en 2014 y en 2018, y terminó esta carrera con más de 18 minutos de ventaja sobre el francés Simon Vitse, que fue segundo, y más de una hora sobre el polaco Rafal Sonik, tercero.

El piloto acabó en cuarta posición el último tramo cronometrado del rally, entre Haradh y Qiddiya. Con este triunfo, Casale igualó al argentino Marcos Patronelli con tres ediciones del Dakar ganadas y superó a su hermano Alejandro Patronelli, que tiene dos.

El chileno había regresado este año a su especialidad después de probar suerte el año pasado en Perú con un UTV (buggy ligero) de fabricación casera con el que no pudo terminar la carrera. Además, es el tercer año consecutivo que el Dakar tiene a un campeón chileno, pues Casale ganó en quads en 2018 y el año pasado Francisco "Chaleco" López fue el vencedor en la categoría de los UTV. FUENTE

Por último, el estadounidense Casey Currie logró su primera victoria grande en la categoría de UTVs tras el cuarto lugar conseguido en 2019. Sergei Kariakin y "Chaleco" completaron el podio.

En la etapa 12 Reinaldo Varela triunfó en 1h36:19 y le sacó una distancia de 24 segundos a Blade Hildebrand y de 3:18 sobre Austin Jones. En la general, Currie comandó con 53:25:52 y aventajó por 39:15 a Kariakin y por 52:36 a “Chaleco” López. FUENTE