Arpad Sterbik, considerado por muchos el mejor portero de la historia del balonmano, decidió retirarse esta temporada donde jugaba en el Telekom Veszprem. El portero que defendió la portería dos años del Barça (2012-14), dijo en la prensa balcánica que sospechaba que ya no disputaría ningún partido más por el parón de las competiciones a causa del coronavirus.

Nacido en Serbia, Sterbik, de 40 años, 2,00 metros de estatura y 120 kgs, fue elegido el mejor jugador del mundo de 2005, una de sus numerosas distinciones individuales. Ha obtenido tres medallas de bronce en Campeonatos del Mundo, dos con la selección de Yugoslavia (1999, 2001) y uno con España (2011). 

También formó parte de la selección española campeona mundial en 2013, así como del subcampeonato europeo en 2016 y uno de los protagonistas en el título continental logrado en Croacia en 2018.

Con el Veszprém ha conquistado cuatro ligas húngaras y tres Copas, así como haber ganado de todo en las competiciones de clubes españolas jugando para el Ciudad Real (incluyendo dos Mundiales de Clubes), el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Quizás su mayor éxito lo alcanzó en el Vardar, donde ha dominado recientemente las competiciones de Macedonia ganando Liga y Copa en cuatro años consecutivos, entre 2015 y 2018. En 2017 logró la ansiada EHF Champions League.