Los mejores WR del próximo NFL Draft 2021 - Historia Deportiva

Reciente...

📖Mis Artículos 🏈ASH Football 🏀Tiempo Muerto NBA 🏒NHL Vavel
HISTORIA DEPORTIVA

17 de marzo de 2021

Los mejores WR del próximo NFL Draft 2021


Se aproxima el Draft de la NFL 2021 y mientras tanto las franquicias se mueven para reforzar y buscar poner a punto sus equipos para la próxima temporada. Por ello, vamos a informaros desde ASH sobre los mejores jugadores por posición que podrán salir en el Draft. Recordamos que tendrá lugar entre el 29 de abril y el 1 de mayo en Cleveland (Ohio), con los Jacksonville Jaguars con el número uno para seleccionar. Toca ahora ahora los receptores, WR, en una clase que un año más es bastante amplia.


JA'MARR CHASE - LSU

El receptor número 1 de LSU en 2019, junto a Joe Burrow, fue imparable y destruyó a todas las defensas esa temporada. Ganó indiscutiblemente el Fred Biletnikoff Award a mejor WR del año, con la salvaje cifra de 1780 yardas en 84 capturas y 20 touchdowns, promediando 21'2 yardas por recepción. Cuenta con una tremenda aceleración cuando lleva el balón, siendo imparable en profundo y ganando constantemente las espaldas a los defensive backs, siendo una fuente de big plays cada noche. Sin embargo, se saltó la temporada del 2020 para prepararse de cara al Draft.



DEVONTA SMITH - Alabama

Pocas cosas mejores se pueden decir de un jugador que ha traído de vuelta el Heisman Trophy a un receptor 30 años después, el premio que recibe el mejor jugador de toda la NCAA. Y eso que ciertamente pasó desapercibido a principios de temporada por culpa de Jaylen Waddle. A pesar de su tamaño y delgadez, es capaz de hacer de todo. Puede liártela en profundo y en corto con sus buenas rutas y su separación, ganarte balones divididos altos, transformar grandes jugadas con su velocidad y tener catchs imposibles con el maravilloso control de su cuerpo, sin dar por perdido un balón. Acabó el 2020 con unas increíbles 1856 yardas, 23 touchdowns, uno más de carrera, y 15'9 yardas por captura.


En su año junior, a pesar de compartir vestuario con Jerry Jeudy y Henry Ruggs, también fue capaz de superar las mil yardas (1256) y protagonizó 14 anotaciones. Tuvo una actuación estelar contra Ole Miss con 274 yardas y 5 touchdowns en 11 recepciones. Pero más nos sorprendió su brillante labor de récords en el último National Championship Game, con 215 yardas y tres anotaciones en una sola mitad del partido.



JAYLEN WADDLE - Alabama

Muchos boards ponen a Jaylen Waddle incluso como el mejor WR de esta clase. Posiblemente sea el más rápido, especialista en cortar y resultando inalcanzable en campo abierto. Eclipsó de cierta forma a DeVonta Smith en la temporada del 2020 hasta que se lesionó del tobillo y tuvo que abandonar la competición. Entre seis partidos, sumó 591 yardas y 4 touchdowns. Quitando el juego en el que se lesionó y su intento de volver en la final, superó las 120 yardas en cada uno de sus cuatro encuentros inaugurales, donde consiguió todas sus anotaciones y promedió 6'25 recepciones. Y eso que se enfrentó a duros rivales como Missouri, Texas A&M o Georgia. En sus dos temporadas anteriores estuvo al menos por encima de las 17 yardas por balón cogido. En total, entre 2017 y 2018, 13 touchdowns y 1408 yardas repartidas en 78 recepciones.



RASHOD BATEMAN - Minnesota

Las tres últimas temporadas los Golden Gophers han gozado de un extraordinario juego aéreo con Tanner Morgan de QB, Tyler Johnson de receptor 1 hasta 2019 y con Rashod Bateman también bajo el radar. Este WR es un jugador alto, muy hábil con su cuerpo y sus manos, algo costoso de placar, con velocidad y capaz de generar numerosas yardas after catch. En 2018 tuvo 51 capturas para 704 yardas y 6 touchdowns, y se confirmó como una gran amenaza desde la redzone en su año sophomore. Con 60 recepciones avanzó 1219 yardas y 11 anotaciones. Durante la última temporada, Bateman solo disputó cinco partidos y decidió no participar más en el curso. Completó al menos 472 yardas y 2 touchdowns, con media de 13'1 yardas por jugada.



RONDALE MOORE - Purdue

Moore prefirió prepararse a sí mismo antes que culminar la temporada de la pandemia con los Boilermakers, por lo que solo le vimos en tres encuentros en 2020. El primero, frente a Minnesota, consiguió 116 yardas y un touchdown. Sirvió a su vez para verlo en buen estado de forma después de un 2019 lleno de lesiones, donde apenas capturó 29 balones para 387 yardas y dos anotaciones en cuatro juegos. Tuvo una lesión en el tendón de la corva que le hizo perderse 8 partidos en total.


De esta manera, su año freshman es el que lo revaloriza como un gran WR. Consiguió anotar en 12 ocasiones, sumar 1258 yardas y 213 con 21 carreras realizadas, donde además logró 2 touchdowns. Este jugador posee una gran velocidad y buena capacidad de absorber el contacto y seguir de pie. Como se ve, a parte de ser un magnífico receptor, es capaz de recibir handoffs o screen pass y romper las jugadas obteniendo buenas ganancias de yardas.



KADARIUS TONEY - Florida

Al margen del estratosférico TE Kyle Pitts, la principal arma ofensiva de Kyle Trask en Florida ha sido el WR Kadarius Toney. Con su tremenda velocidad y explosividad, y su buena capacidad para romper placajes y continuar corriendo de manera inalcanzable, brilló en 2020 con 984 yardas (14'1 de media por jugada) y 10 touchdowns. Sus habilidades físicas le permiten además de ser un receptor muy peligroso, correr jugadas (161 yardas terrestres en 2020 con una anotación) y retornar balones (casi 300 yardas retornadas en kickoffs y punts y uno acabó en touchdown).


No obstante, esta ha sido la única temporada completa que hemos podido disfrutar de Toney, ya que en 2019 se lesionó y presenció solamente 7 partidos con 10 recepciones para 194 yardas. En el año de su estreno tuvo una escasa participación, aunque repartida entre el juego terrestre (240 yardas, 11'4 por carrera) y aéreo (260 yardas, 10'4 por recepción).



DYAMI BROWN - North Carolina

Uno de los WR más destacados de la conferencia ACC fue Dyami Brown, incluido en el All-ACC First Team. Es un receptor vertical letal en juego profundo, como demuestra su promedio de big play por recepción durante la temporada 2020: 20 yardas por jugada. En 11 juegos sumó 1099 yardas y 8 touchdowns, y se convirtió en el primer jugador de la historia de los Tar Heels en tener dos temporadas con más de mil yardas de recepción.


Y es que en 2019 ya demostró también sus tremendas capacidades aéreas con 1034 yardas y 12 anotaciones en 13 partidos. Con 20'3 yardas de media por acción ofensiva. Es más, en el último curso promedió prácticamente cien yardas por encuentro, protagonizando en cada uno de ellos grandes y espectaculares acciones con los pases de Sam Howell.



SAGE SURRATT - Wake Forest

Sage Surratt no compitió en 2020 pero su temporada previa fue exultante. Es un WR correoso para conseguir detenerlo, excelente en envíos profundos y capaz de bajar muchos balones aún con el defensor encima. De hecho esto puede ser una de sus grandes carencias, su capacidad para despegarse de su cornerback rival. En 2019 acumuló 1001 yardas con 11 touchdowns, 15'2 yardas por recepción y consiguió romper 17 placajes. Y solo durante nueve partidos. Como freshman también intervino en el ataque de Wake Forest, con 581 yardas en 41 atrapadas y 4 dentro de la endzone.



TERRACE MARSHALL Jr. - LSU

A pesar de haber compartido vestuario con grandes receptores como Ja'Marr Chase y Justin Jefferson, Terrace Marshall Jr. siempre ha dejado destellos de talento desde que llegó a Louisiana en 2018. Se trata de un WR veloz, que ejecuta buenas rutas con las que hace quebrar a la defensa y marcharse en muchas ocasiones en solitario. Con Chase declarado fuera para el 2020 y Jefferson brillando ya por los Minnesota Vikings, Marshall Jr. asumió el papel de WR1 en LSU aunque ya sin un Joe Burrow que le repartiera buenos lanzamientos.


Aún así, recibió 731 yardas y 10 anotaciones en solo 7 juegos, antes de bajarse él también del barco de los Tigers durante la mala temporada que han hecho. En el año en el que se proclamaron campeones de la NCAA, aunque no era el principal destinatario del ataque atrapó 46 pases, recorrió 671 yardas y obró 13 touchdowns.



TYLAN WALLACE - Oklahoma State

Wallace lleva contribuyendo en los Cowboys de manera masiva desde 2018. Como freshman fue incluso finalista al Biletnikoff Award, año en el que completó hasta 1491 yardas y 12 touchdowns, con su promedio más alto, 17'3 yardas por jugada. Saltando a 2019, recibió 903 yardas y 8 anotaciones, pero una lesión de rodilla le hizo acabar antes de tiempo la campaña. Y por último en 2020, siguió luciendo números. En 9 juegos mostró su físico imponente, su buena aceleración y su gran habilidad para ganar balones divididos en 922 yardas y 6 touchdowns.



DAZZ NEWSOME - North Carolina

La buena velocidad y la capacidad de recortes de Newsome le lleva a ser uno de los receptores slots más peligrosos y favoritos para el próximo Draft. En 2020 fue titular en los 12 partidos de los Tar Heels y también se desempeñó como retornador de punts. Este experto en mover las cadenas tuvo 684 yardas y 6 touchdowns en 2020, un poco eclipsado por su compañero Dyami Brown. Pero como jugador junior sumó 1018 yardas, una decena de anotaciones en 12 partidos y con el promedio por recepción más alto de su carrera universitaria, 14'1.



Al margen de estas estrellas, hay muchos receptores más que podéis tener en la cabeza y que saldrán en este próximo Draft. Entre ellos, podemos nombrar a Amon-Ra St. Brown y Tyler Vaughns (USC), Tutu Atwell (Louisville), Tamorrion Terry (Florida State), Nico Collins (Michigan), Seth Williams y Anthony Schwartz (Auburn), Marquez Stevenson (Houston), Shi Smith (South Carolina), Ihmir Smith-Marsette (Iowa), Amari Rodgers (Clemson), Cade Johnson (South Dakota State), Jaelon Darden (North Texas), Trevon Grimes (Florida), D'Wayne Eskridge (Western Michigan) y Marlon Williams (UCF).