Roberto Heras volvió a ser el mejor en el desierto. El bejarano conquistó su cuarta Milenio Titan Desert by Gaes (ganó en 2008, 2010, 2011) tras seis días en los que ha peleado contra dunas, piedras, polvo y hasta frente a su propio cuerpo (sufrió problemas intestinales que le obligaron a parar en la quinta etapa). Por eso, decía: "Ha sido la Titan más dura. Cada año es más complicado estar arriba, pero me siento muy bien aquí en esta prueba del desierto".

Heras, de 38 años, forjó su victoria en la regularidad. Fue capaz de estar en los puestos de cabeza todos los días y brilló especialmente en la etapa reina, que pasó por el Atlas, donde se fue en solitario con su gregario Eduardo Gonzalo, tras una avería de Luis Leao Pinto (Esteve). El portugués ha sido el otro gran protagonista de la carrera venciendo cuatro etapas de seis, incluído la ultima entre Mcissi y Maadid (103 km), que se decidió en un sprint en el que, tras pasar primero, resbaló.



"Vine para ganar y no ha sido posible. Aunque me quedo contento porque he conseguido victorias parciales". El podio lo completó el checo Tomas Vokrouhlik (BMC) después de que Milton Ramos pinchase ayer en el kilómetro 30 y después intentase navegar.


El cuadro de honor queda encabezado por Roberto Heras, como vencedor de la general masculina y en mujeres, la campeona fue la estadounidense Rebecca Rusch. Por equipos, ganó el Esteve de Pinto, Almenera (primer sub-23) y Colomé y en el dúo mixto triunfó la pareja formada por Jossef Ajram y Ariadna Tudel. Y así, terminó una Milenio Titan Desert by Gaes 2012 "especialmente dura" en la que los participantes se dejaron la piel, algunos literalmente, en las pistas del desierto de Marruecos.