CRÓNICA:

El gran Bjoerndalen se convirtió en leyenda tras llevarse dos medallas más y convertirse en el más laureado de todos los tiempos en unos Juegos Olímpicos en invierno: 13 medallas. Empezó con un oro en la primera prueba, los 10 km sprint, pero después no fueron sus mejores Olimpiadas. El protagonismo pasó la francés Martin Fourcade, que en los 12,5 km persecución y en los 20 km terminó con el mejor tiempo. Svendsen tampoco rindió al cien por cien, lo que le llevó a numerosas críticas en su país. Sin embargo, el noruego se subio a lo alto del podio en los 15 km salida en masa, con photo finish, ya que el francés metió su esquí mientras Svendsen ya celebraba la victoria. Pero lo mejor estaba por llegar: los relevos mixtos fueron dominados por Noruega con la sorprendente actuación del veterano Ole Einar Bjoerndalen, que demostró sus aptitudes y consiguió su 13ª medalla. Tora Berger, Tiril Eckhoff y Emil Hegle Svendsen también contribuyeron en la victoria. Los relevos masculinos fueron para un sorprendente equipo ruso.

Daria Domracheva fue la gran triunfante en la categoría femenina. Ganó los oros en juego en 10 km persecución, 15 km y 12,5 km salida en masa. Solo le faltó el oro en los 7,5 km donde solo pudo ser 9ª, ante la victoria de Kuzmina. Los relevos fueron dominados por el equipo de las ucranianas.




PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA: 

El español Víctor Lobo participó en los 10 km y en los 20 km. La primera prueba no fue brillante para él. Tuvo cuatro fallos, lo que le relevó a la 84ª posición. En los 20 km mejoró el puesto, llegando 72º, con un fallo menos que en su anterior prueba. Víctor Lobo andaba sólo por Sochi, sin un entrenador que le apoye y le guíe en sus tiros.
En categoría femeninna contábamoss con la presencia de Victoria Padial. La española venía de colgarse el bronce en el Mundial de 2013 en los 10 km persecución, pero su actuación no salió de lo esperado. Acabó 52ª, 46ª y 54ª, en los 7,5 km, 10 km persecución y 15 km respectivamente.

Hay que destacar que sin apenas ayudas estos dos españoles están luchando por seguir entre los mejores del mundo y competir en Juegos Olímpicos, cosa que no es nada fácil.