PERSECUCIÓN POR EQUIPOS FEMENINO (21 febrero: calificación. 22 febrero: final)




CRÓNICA:

Holanda. Esa es la palabra que definen estos juegos en cuanto a patinaje de velocidad se refiere. 23 medallas de las 36 repartidas han sido para los holandeses ( 8 oros, 7 platas y 8 bronces). Polonia logró una de cada y consiguió el segundo puesto del medallero de este deporte en Sochi.

Sólo Zbigniew Brodka se interpuso en los títulos olímpicos en categoría masculina: por 3 milésimas derrotó a Verweij en los 1500 m y se llevó el apreciado metal. Denny Morrison también interrumpió la hegemonía holandesa pero que no los quita ningún mérito: subcampeón en los 1000 m y bronce en 1500 m. Las demás medallas se repartieron entre Sven Kramer, Blokhuijsen, Bergsma, gemelos Mulder, Smeekens, Groothuis , Verweij y Bob de Jong. En la persecución por equipos batieron el récord olímpico con 3:37.71.

La categoría femenina estuvo algo más disputada. Martina Sablikova no defraudó a los checos y cosechó una plata en 3000 m (el título se lo llevó Ireen Wust que logró 3 platas más) y el oro de los 5000 m por delante de Ireen Wust y Van Beek. 

Hong Zhang (China) y Sang Hwa Lee (Corea del Sur) dieron dos oros para Asia muy prestigiosos, la coreana incluyendo récord olímpico, así como las anfitrionas Olga Graf y Olga Fatkulina también dieron dos alegrías a su país. 

Las demás medallas se las repartieron las holandesas, que demostraron su dominio en la persecución por equipos con 2:58.05, incluyendo récord olímpico al igual que lo hicieron los chicos.