El Olympiacos que entrena Míchel se ha asegurado matemáticamente el título de Liga con cinco jornadas de antelación tras vencer al Panthrakikos por 2-0, goles de Valdez y Fuster. Es el cuarto alirón consecutivo para los atenienses y el 41º en toda su historia por los 20 del Panathinaikos, el conjunto que más de cerca les sigue. Sólo han empatado 2 y han perdido 2 partidos.



Sin embargo, el equipo no ha podido celebrarlo con su afición en el Georgios Karaiskakis porque el partido se ha jugado a puerta cerrada como castigo a la lluvia de objetos que se produjo hace dos semanas en el estadio ante el Panathinaikos.